miércoles, 3 de febrero de 2016

ANTONIO AGUILERA VALVERDE. UNO DE “LOS FLORIOS” DE FUENTE ÁLAMO.



Nació un día como hoy del mes de febrero de 1928. Nació y se crió en el Cortijo de Los Florios, (le dio nombre su familia apellidada Flores) hasta que la Guerra Civil les obligó a abandonarlo temporalmente. Hijo de Antonio y Ana, es el 5º de  10 hermanos  de los que actualmente solo quedan 6: Inés (f), Adoración (f), Lorenzo (f), Francisco (f), Antonio (él),  Custodia, Clemencia, Benito, María y Carlos.
 No hizo la Primera Comunión aunque no sabe por qué, parece ser que por entonces no se hacía, debido a que durante la Segunda República el estado se declaró aconfesional y  no había mucha tradición; es posible también  que la Guerra Civil estuviese relacionada.  Aprendió a leer y a escribir con un maestro de los llamados “garrotero” que iba con una yegua a dar clase desde la Pilas de Fuente Soto y que recuerda que le apodaban “El Zopillo”. Al toque de la  trompeta del maestro acudían a un cortijo determinado todos los niños de los cortijos de los alrededores. Todos los meses sus padres le pagaban el dinero correspondiente, era lo que hoy podría entenderse como  enseñanza privada. También  aprendió a sumar, restar y multiplicar, pero no pudo aprender a dividir por culpa del estallido de la Guerra Civil.
 El inicio de la Guerra le cogió con 8 años de edad estando en el cortijo, y recuerda que por la noche llegaron los rojos y se los llevaron a San José de la Rábita para protegerlos. Se llevaron con ellos  la olla cocida  en la mano y se la comieron en San José. Allí estuvieron 41 días en unas cuadras que fueron incautadas a  Francisco Casanova Camacho. Pero se habían quedado atrás su hermano Lorenzo y su primo Anastasio, que estaban guardando cochinos en el Cortijo del Ayozo propiedad de la familia Cornicabras; cuando pudieron, volvieron en su busca, pues sus padres no dejaban de acordarse de ellos. Fueron acogidos durante un mes en el Cortijo del Encinar (cerca de la Chinche) donde vivía su tía materna Inés, y desde allí se pasaron a la Zona Nacional, llegando a Alcalá la Real donde estuvieron otro mes, pernoctaron en una casa de la calle Ancha que se había quedado vacía al haber sido abandonada por otra familia que había huido de la Guerra. Estando allí, lo que no le hicieron las bombas que caían, se lo hicieron el sarampión y la escarlatina, atacándole al oído izquierdo; una deficiencia que tuvo que soportar durante toda su vida, y no solo esa sordera de la infancia, sino el sobrenombre de “Sordillo”, como seña de identidad. Recuerda que, durante los bombardeos de la ciudad, se refugiaban en la Iglesia de Consolación. Después, huyendo de la guerra y buscando lugares más seguros, llegaron a Las Lagunillas de Priego, donde estuvieron unos 6 meses, hasta que llegaron a Cabra  donde permanecieron 5 años.  En el año 1943 ó 1944  volvieron a su cortijo natal, después de casi 7 años de peregrinaje, ya casi hecho un hombre. Ya se había venido su compadre Rafael de Cabra, y les había  apañado su casa y labrado su tierra  durante un año o dos; cuando volvieron, ya se encargaron ellos de esas tareas.
Durante la Postguerra se dedicó a trabajar en el campo fuentealameño, dando  jornales, aquellos de sol a sol. Aunque cuando murió su padre en 1951 tuvo que emigrar dos temporadas a la siega en Bujalance,  donde daban unos 40 ó 50 jornales por temporada. Le pregunté lo de la pelliza y dice que ese era el Carbonero de la Colonia; se ríe a golpe de carcajada e insiste que él con pelliza no ha segado nunca.
 Se incorporó a filas en el año 1950, siendo destinado a Villa Sanjurjo, la actual Alhucemas. Allí estuvo dos meses cabales, pues a causa de la referida deficiencia en un oído lo licenciaron.  Le pregunté, de nuevo, si era verdad eso de que los mandos militares le arrojaron al suelo y a su espalda una moneda para comprobar si la había oído y se volvía para recogerla, él dice sonriendo que no es cierto, y que si se la echaron, él por lo menos no la oyó… y se vuelve a reír. De su quinta son: Santiago Cano Muñoz, Luis Cano Nieto, Juan Ibáñez Sánchez, Antonio Anguita Montañez, Juan Jiménez Pérez, Francisco Expósito Nieto, Manuel González Palomino, Emilio Malagón Ochoa (aunque éste no se incorporó al ser hijo de viuda)…
A su mujer, Iluminada, la conoció en los bailes que se celebraban en las casas de Domingo Aguilera “Arroyo”, Daniel Aranda de la “Casa la Huerta”, que por entonces era el alcalde de Fuente Álamo, de Los Guardillas (en la casa actual de Feliciano), donde había baile a menudo con músicos que venían de La Rábita. Mateo “Perote” tocaba el clarinete y su hermano Ángel la batería. Recuerda que Antonio Castillo “Caejo”, en la casa  que después fue de Pedro “El Trasperlista” tocaba el acordeón y visto que  nadie salía a bailar, dijo el músico enfadado: “esto no es baile, ni mierda”,  y se vuelve a reír.  También Enrique el del Molinillo tocaba el laúd, y se formaban buenos bailes, más arriba del Puente Suarez.
Se casó con Iluminada Valverde Ramírez el día 6 de abril de 1958 en la Iglesia de San Antonio de Padua, oficiando la ceremonia el párroco D. Santiago. El ambigú se ofreció en la taberna de Domingo Aguilera, donde  pusieron  aperitivos de queso y jamón y vino ect… le supuso un gasto de 2.500 pesetas, si bien en regalos obtuvieron 5.000 pesetas. La boda estuvo amenizada por un músico que tocaba el violín llegado de la Pilas de Fuente Soto.
Recién casados estuvieron viviendo 6 meses en casa de su suegro Luis. Después se fueron a vivir a Las Escalerillas durante 3 años, casa que fue después de José Arenas. Recuerda que aquella casilla se la puso  a su suegro Julián, por servirle. Estuvo allí 3 años y después se fue a la casas actualmente de de Feliciano Ibáñez que también fue de El Guardilla donde estuvo otros 4 años y después se hizo la casa en un local de su suegro, siendo su actual residencia, en la calle Sacristán.
Estuvo entre finales de los 60 y principios de los años 70, siete temporadas trabajando en el acondicionamiento de carreteras, en las provincias de Burgos y Santander. Donde recuerda como un mal momento aquel accidente, cuando un grupo de fuentealameños se desplazaban en autobús al norte de España para trabajar en el acondicionamiento de carreteras. Ocurrió sobre las 12 y cuarto de la noche, él todavía iba despierto. Un camión marca “Pegaso” cargado de azulejos venía a impactarles de frente, así que el chofer del autobús dio un volantazo a la derecha y el camión le golpeó en el lateral. A él le pillo sobre el medio y se dio con la cigarrera en la nariz.  Fue el verano de 1973, (año en que murió su madre). Iban, Juan Pérez Hinojosa,  Emilio y Pedro Malagón Ochoa y el hijo de este  Francisco Malagón Castillo,  Juan y Feliciano Ibáñez Sánchez, Juan y Miguel La Rosa Rodríguez, Rafalillo Castillo “Pandehigo”, Juan Aguilera Cano “Cascorro” y su hijo Juan Aguilera Cervera, Luis Valverde Pérez, el Agüelo de Puertollano, Chele, (el cuñado de la Boni de Lázaro) y alguno más que no recuerda. En el que desgraciadamente falleció el joven Francisco Malagón y resultó gravemente herido Juan Pérez.  Cuando vio que Juan no hablaba, ayudó a bajarlo y se lo alargó a los que estaban abajo, paró un coche y se fue con él al hospital de Valdepeñas. El autocar se quedó allí con todas las maletas por el suelo. Recuerda que cuando llegaron al hospital, vieron que se les había olvidado su carnet de identidad; el guardia le pidió los datos y se los facilitaron, haciéndoles al otro día unas preguntas en el cuartel. Los dos más perjudicados como ha dicho fueron Francis  y Juanillo, a quienes antes de venirse fueron a verlos al hospital. Al otro día, los recogió un autocar con destino a Fuente Álamo. Los que resultaron menos heridos volvieron, estuvieron 3 ó 4 días, durante los cuales se celebró el sepelio de Francisco y se marcharon de nuevo, ahora en tren, destino a Burgos. Tras esto le dieron unas 5.000 pesetas.
En los destajos de Fuente Álamo estuvo en La Cabrera y en las tierras de Paquito Sierra durante 18 ó 20 años recogiendo aceitunas, con quien tuve la suerte de coincidir en la cuadrilla en alguna temporada finales los años 70  y donde nunca le vi tan enfadado como aquel día, en el que Paco Anguita, siendo un jovenzuelo, le dio dos golpes sin querer con la vara: el primero lo resistió con resignación y sin hacer ningún gesto y solo dijo: “pos no que me ha dado el nene con la vara”, cuando a los pocos segundos de terminar la frase, sufrió otra descarga, y ya no pudo resistir y cogió la vara, se fue al medio de la hilera y en un intento de partirla por la mitad, la cogió con las dos manos e intentó golpearla contra la rodilla, sufriendo otra frustración, la arrojó al suelo.
Pero su verdadera profesión y vocación como ya contamos, ha sido la de talador, pues casi toda su vida profesional ha estado dedicada a ese oficio, en concreto 45 temporadas, 40 a hacha  y 5 con máquina de talar (motosierra). Todo empezó aquel día estando trabajado como aceitunero en el Cortijo de la Cabrera, cuando José Vera Torres le pidió que se fuera con él de aprendiz. Durante 40 temporadas estuvo a golpe de hacha, haciendo cortes parejos y lavados a muchos olivos de Fuente Álamo. Tenía verdadera  afición al hacha,  para lo que no solo es necesario tener buenos conocimientos sobre las ramas a cortar, sino disponer de la destreza suficiente y unas buenas hachas afiladas. Era también albañil aficionado, hacía cuatro chapuzas, pero no reconoce que le gustaba.
Le pregunté para que me contase uno de sus malos ratos y me contó con rabia contenida que una vez, hace ya más de 25 años le estafaron, para lo cual le echaron por debajo del sobaco un gas con un espray, de lo que se percató después pues se olía raro. Le pusieron de tal manera que él no se explica cómo pudo hacer aquello. Uno de los estafadores se sentó al lado suyo y junto con otro estafador, le dieron un cupón de la ONCE diciéndole que estaba premiado. Así que fue al banco y sacó 500.000 pesetas y se las entregó a cambio del billete, que evidentemente no estaba premiado. Me cuenta que también lo intentaron con otro vecino de Fuente Álamo llamado Vale González, pero éste corrió mejor suerte, pues le llamaron para que quitase la moto que estaba estorbando y por eso se salvó. Dice que cada vez que recuerda este episodio se pone malo.
En el verano de 1979, también se llevó un pequeño disgusto, por ese afán sobreprotector de sus hijos. Se lo dio su hijo Antonio, quien junto con un grupo de jóvenes fuentealmeños habían estado toda la noche de fiesta. Estaba trabajando en el paro, en el Camino del Baño, cuando el alcalde por entonces Antonio Pérez, le comunicó la buena noticia y le dijo que no se preocupara que su hijo ya estaba en su casa.
También ha tenido buenos momentos y alegrías, como el nacimiento de sus 5 hijos y 7 nietos. Otra de ellas cuando a finales de los años 70 tuvo la suerte de acceder en régimen de aparcero a una parcela del Cortijo de Clavijo, donde en un primer reparto se apuntaron todos los agricultores de Fuente Álamo. Les tocó a unos que tenían ya parcelas y a otros que no tenían, por lo que se decidió que el reparto fuera solo para los jornaleros que no tenían tierra  o menos de una fanega, estuviesen dados de alta en la cartilla agrícola y fueran los más necesitados. Así que fueron 21 fuentealameños los aparceros agraciados  (3 parcelas a cada uno), por las que tenían que pagar una renta anual de 6.500 pesetas al Ayuntamiento de Alcalá la Real. Después pudieron acceder a la propiedad mediante compra. 
También se siente orgulloso de haber hecho con sus propias manos una pequeña parcela en Las Amoladeras. Rompió el terreno que estaba lleno de retamas, porque el por entonces alcalde José Pedro, le dijo que aquello  no tenía dueño, que lo labrase y lo sembrase de habas, cebada… para cebar el cochinillo y le sirvió de pequeño sustento para la familia.
Foto familia Aguilera.
Siempre tuvo una burra como animal de carga y a la vez de compañía, que le llamaba Parda, porque nunca ha conducido vehículos a motor.
Ha colaborado con cualquier fuentealameño para el mantenimiento de la Hermandad, siendo hermano mayor de San Antonio, junto con Antonio Fuente “Tajos” y José “Benino”; así como en cualquier acto que se le ha pedido colaboración.
Cuando estaba soltero le gustaba ir a Sierra Morena con un grupo de amigos, pero no ha viajado mucho, salvo por los casos obligados de la emigración a Burgos o Santander, o de la mili, donde tuvo la oportunidad de montarse en barco y ver el mar. Después ha ido a Sevilla, ha visitado las Cuevas de Nerja, o el Pantano Cubillas, pero no ha ido nunca a bañarse a la playa. Volvió a ver el mar cuando acudió a la jura de la bandera de su hijo Antonio, que también sirvió en Melilla.
Aficionado a los toros, le gusta jugar a la baraja, sobre todo  al  tute, y brisca de compañeros, pero nunca se ha jugado el dinero. Cuando no encontraba compañero, le gustaba ver las otras partidas y les contaba los tantos a los jugadores, y le preguntaban cuantas llevamos Antonio y respondía “vámonos, 61” y se ríe.
La jubilación le vino a los 60 años, le mandaron una carta diciéndole que o se jubilaba o le quitaban el paro. Le empezaron a dar 42.000 pesetas.
Por lo que a enfermedades respecta, solo se ha operado de piedras en la vesícula y padece de artrosis en las rodillas, que le está imposibilitando poco a poco la movilidad, a parte del alto acido úrico. Y ahora se dedica a la vida contemplativa, a tomar el sol, a charlar con los amigos, a descansar, que ya se lo merece y a seguir con ese buen sentido del humor.

miércoles, 27 de enero de 2016

LA TALA DEL OLIVO. LOS TALADORES DE FUENTE ÁLAMO.



 
       Un día de los años 70, estando yo escamujando en el Barranco Muriano, apareció Antonio Aguilera y me dio una lección teórica de tala, aunque puse empeño, no entendí mucho, así que mis conocimientos sobre el oficio no van muy allá, por ello solo pretendo con este trabajo contar unas cuantas historias sobre la tala en Fuente Álamo, sin profundizar en su técnica.

Antes de que llegaran las tecnologías, el corte de las ramas de olivos se realizaba mediante hacha y ello requería no solo saber bien el oficio, sino también disponer de la precisión y fuerza necesaria para hacer grandes cortes a troncos de olivos centenarios, así como buenas herramientas afiladas. La profesión de talador de olivos, hasta que llegaron a Fuente Álamo las motosierras, era un oficio muy especializado, y que se había transmitido de padres a hijos o entre familiares directos (incluso al nombre de pila en algunos casos se le añadía “El talaor”). No todos tenían esa técnica y esa sabiduría, a las que había que añadir ciertas cualidades físicas, pues los olivos eran muy grandes y el rejuvenecimiento era más lento. Cuando llegaron los abonos y el cultivo intensivo, así como la mecanización del campo, fue necesario hacer los olivos más pequeños, o como se llama en el argot: “rebajarlos”, a lo que sin duda alguna ayudó el empleo de maquinarias, entre ellas las motosierras. En Fuente Álamo, el oficio de la tala se ha ido transmitiendo de generación en generación, así tenemos sagas completas, como la de Romualdo Vera que, aunque natural de Las Grajeras, gran parte de sus trabajos los realizaba en Fuente Álamo. Este enseñó el oficio a su hijo José Vera Torres, quien a su vez formó a su hijo Romualdo Vera y a su yerno Vicente Padilla, quien a sus vez le trasmitió sus conocimientos a su hijo José Carlos Padilla; estos últimos con motosierra en mano ect… Otros como Juan Pareja Anguita, quien también al principio usaba el hacha y después la motosierra, fueron pioneros en el talado “al estilo de Martos”, y consistía en quitarle mucha leña al olivo y rebajarlo.  Santiago Cano Muñoz, otro talador de toda la vida, utilizaba una técnica más tradicional y también transmitió sus conocimientos a su hijo Antonio Cano. Daniel Vera Fuentes también ha dedicado buena parte de su vida profesional a la tala. Cabe destacar también a otros muchos que sin trabajar para la calle, hacían la tala de sus propias fincas, caso de José Aguilera “Pepín” ect…
Foto familia Padilla
Cuando a mediados de los 70 llegaron a Fuente Álamo la tecnología de las maquinas motosierra, algunos no quisieron aceptarlo, entre ellos José Vera Torres, quien siempre quiso continuar como talador de hacha, siendo muy reacio a la  máquina de talar, a la que sin duda se tuvo que adaptar pero con resignación. Dice que “el ruido de la máquina le jodió bien el oído”, y le cortó un tendón de la mano de la que presenta cierta discapacidad en alguno de sus dedos. Pero esa desconfianza a la maquinaria también estaba presente en los encargados de los patrones, así Ceferino Aguilera le quiso negar el pago del jornal a José, pues decía que tardaba mucho en arrancarla y ponerla en marcha, y ese tiempo no podía pagarlo, pues la máquina hacía rum, rum, rum… y no arrancaba, o al poco tiempo se volvía a parar, pensando que el hacha empezaba a trabajar desde el minuto uno. Eran unas máquinas muy pesadas y con muchas deficiencias en los motores.
José Vera siempre estuvo vinculado a dicha profesión, con la excepción del periodo militar, pues recuerda que estando trabajando de mozuelo con Pablo Carrillo “Terreras”, donde le había mandado su padre a talar por la comida, le llamaron para incorporarse a filas. También recuerda que siendo un niño le mandaba su madre a llevarle la ropa a su padre que estaba talando en el Cortijo del Coscojar, pues no iban a dormir a sus casas, “era la madrugá por la comida”. Venía desde las Grajeras pero él no sabía dónde estaba ese cortijo, así que su madre le dijo que fuera en busca de Lorenzo “Florío”, quien le fue orientando.  Recuerda que fue atacado por dos gansos, siendo salvado por el tal Lorenzo. Ellos siempre talaban en Fuente Álamo, y también siempre le talaban a Lorenzo. Éste cuando ya estaba todo  preparado para la tala desde la Loma el Virote, por la Piedra del Agua se asomaba y llamaba a voces a su madre apodada “Palota”. Le han talado a los “Córdobas”, de los que su abuelo le decía que: “lo que tienen los Córdoba, con un caballo se veía uno negro para recorrerlo en un día”. Recuerda muchas anécdotas así, como cuando estando con su padre por encima de La Solana, llegó Paquillo Córdoba, y al poco rato su sobrino Baldomero. Su padre estaba talando en lo alto de un olivo y le dijo que bajase; le preguntó a Baldomero qué quería y éste le dijo que tomara un cigarro; entonces quiso saber cuántas veces le había dado su tío Paquito, tabaco. Su padre respondió que él no fumaba, y Baldomero le respondió que él tampoco, pero que tenía tabaco para sus amigos. Tras esto le dijo a su tío: “has hecho con éste lo que has hecho conmigo, tú nunca me has regalado nada, hoy me vas a regalar la yegua”. Tuvo que irse Paquito a la Vega, y dijo que lo que quería era quitarle el talador, y se tuvo que ir  su padre con Baldomero.

José Vera Torres, nació en Las Grajeras en la zona de la Salina en 1925. Hijo de Romualdo Vera Pérez y Laureana Torres Márquez “Palota”, apodo que le venía de su abuelo conocido por Juan Torres Márquez “Palotes”. Allí se crió, pasó su juventud y hasta  que cuando volvió de la mili y con 23 años se casó Purificación en 1948, y se vino a vivir a Fuente Álamo en concreto al Cortijo del Peñón, donde nacieron sus 6 hijos, hasta que  decidieron 1990 instalarse en Alcalá la Real. Le recuerdo siempre con su sombrerillo, lo que se llama un hombre flamenquete. A sus 90 años posee una memoria prodigiosa, un aplomo, un saber estar y el énfasis que pone hace que cada unas de las historias que te cuenta, las vivas como si hubieses estado en aquel momento allí. Muchos recuerdos de su infancia pasada por la Guerra Civil, muchos recuerdos de la mili en Badajoz y muchos recuerdos ya contados de su profesión como talador. Miembro de una saga de taladores, sería  quien enseñó el oficio a Antonio Aguilera, el personaje de nuestra próxima historia. Todo empezó aquel día estando trabajado como aceitunero en el Cortijo de la Cabrera, cuando José le pidió que se fuera con él de aprendiz. Estuvo durante 40 temporadas a golpe de hacha, haciendo cortes parejos y lavados a muchos olivos de Fuente Álamo.  Le tomó verdadera  afición al hacha,  para lo que no solo era necesario tener buenos conocimientos sobre las ramas a cortar, sino disponer de la destreza suficiente y unas buenas hachas afiladas. Su verdadera profesión y vocación ha sido la de talador, pues casi toda su vida profesional estuvo dedicada a ese oficio, en concreto 45 temporadas, 40 a hacha  y 5 con máquina de talar (motosierra).
Antonio Aguilera Valverde, “floreció” el 3 de febrero de 1928. Nació y se crió en el Cortijo de Los Florios, (le dio nombre su familia apellidada Flores) hasta que la Guerra Civil les obligó a abandonarlo temporalmente. Hijo de Antonio y Ana, es el 5º de  10 hermanos  de los que actualmente solo quedan 6: Inés (f), Adoración (f), Lorenzo (f), Francisco (f), Antonio (él),  Custodia, Clemencia, Benito, María y Carlos. Junto a ellos vivía la familia de su tío Rafael, casado con María, ambos eran respectivos hermanos de sus padres, que con sus primos formaban una gran familia o clan arropado por el sobrenombre de “Florios” que derivó del apellido Flores que llevaba su abuela paterna María. Otros tíos paternos, además del referido Rafael, eran Vicente, Benito, Margarita (casada con José Pérez López), Paula y María (hijos de Benito Aguilera Vera y María Flores López). Sus tíos maternos, además de María, eran María Luisa, Inés, Antonio, Lorenzo (hijos de Lorenzo Valverde Díaz y Luisa Pulido Torres).
Le recuerdo con su cántaro y con su talega del pan, cuando no con su burra de reata, camino de la fuente o de la panadería. Fue buen colaborador en las tareas domésticas, cosa que en aquella época de los años 60 y 70, en una sociedad rural y machista tenía aún más mérito, sin importarle  los prejuicios de la época. Aunque también tenía su tiempo para beberse un vaso de vino y jugarse una brisca con compañeros en la taberna. Buen esposo y padre (5 hijos y 7 nietos), al que siempre vi como un ejemplo en la sobreprotección de sus hijos; así lo recuerdo en aquella Nochebuena fría de principio de los años 70, siguiendo toda la noche por los cortijos la murga navideña, donde iban sus hijos Paco y Manolo de cortas edades, sin que nos percatásemos de su presencia hasta que ya de vuelta por la Rectura vimos aquel destello de luz de linterna, que al principio nos produjo cierto miedo y al final nos dio aquella tranquilidad. También lo vi aparecer en aquel comedor escolar del Colegio “El Coto”, momento en el que su hijo Paco no pudo contener unas lágrimas, llenándome a mí también de sentimiento.
  A los nueve años de edad, en plena Guerra Civil, refugiado con su familia en Alcalá la Real, lo que no le hicieron las bombas que caían,  se lo hicieron el sarampión y la escarlatina, atacándole al oído izquierdo; una deficiencia que tuvo que soportar durante toda su vida, y no solo esa sordera de la infancia, sino el sobre nombre de “Sordillo”, que siempre ha llevado como señal de identidad, al igual que el genérico de “Florío”.
  Bromista y siempre sonriente, con ese golpe de la carcajada de risa tan característico y con ese buen sentido del humor que hace que se atreva uno a gastarle bromas. Su memoria prodigiosa nos ayudará a recordar muchos hechos al detalle.

            CONTINUARÁ…

jueves, 14 de enero de 2016

EVALUACIÓN DEL ESTADO DE LAS AGUAS MINERALES DE LOS BAÑOS DE FUENTE ÁLAMO POR LA JUNTA DE ANDALUCIA. 1990-1991



Foto J. Benavente. 1986



   El Instituto Tecnológico y Geominero de España, en colaboración con la Junta de Andalucía (D.G. de Industria, Energía y Minas), dentro del Convenio Marco de Asistencia Técnica entre dicho Instituto y la Consejería de Economía y Hacienda de la Junta de Andalucía, realizó un estudio con el título “EVALUACIÓN  DEL ESTADO ACTUAL DE LAS AGUAS MINERALES EN LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE ANDALUCIA”  Estudio de detalle de la Provincia de Jaén. Tomo III. Primera Fase 1990-1991. El informe literal es el que sigue, pags. 4 a 16:

1.- INTRODUCCIÓN

1.1.- LOCALIZACIÓN GEOGRÁFICA

Los Baños de Fuente Álamo se localizan en el término municipal de Alcalá la Real (Jaén). Desde Alcalá La Real el acceso se hace por la carretera de Priego de Córdoba. A unos 4 km se toma la desviación a la derecha que conduce a Fuente Álamo que se encuentra a 7 km del cruce. Al final de este pequeño núcleo se toma un carril sin asfaltar, en no muy buen estado; al cabo de unos 2 km las ruinas del balneario se encuentran a la derecha del carril, a pocos metros de este.
Las distancias al balneario desde la capital de la provincia, Jaén, y desde Granada son, respectivamente, de unos 85 y 65 km. El relieve del área, aunque montañoso, no es excesivamente abrupto. Predominan los terrenos ocupados por olivar.
Este manantial se ubica dentro de la hoja topográfica, a escala 1:50.000, nº 18-40 (990, Alcalá la Real). Sus coordenadas UTM: son X - 408900 e Y - 4147350. La cota aproximada es de 670 m.


1.2.- UTILIZACIÓN Y DATOS HISTÓRICOS

El agua del manantial se utilizaba tradicionalmente para bebida y en baños. El balneario esta sin funcionamiento desde hace mas de 60 años, y su estado actual es de ruina casi total. El Balneario de Fuente Álamo aparece ya en la relación de estas instalaciones que se declaran como de Utilidad Pública por el Ministerio de la Gobernación, en 1870. En el libro "Elementos de Hidrología Médica" (Doz Gómez y Builla Alegre, 1887) se describe este manantial: su situación y las características cualitativas de sus aguas (claras, de sabor y olor a huevos podridos). La instalación es, según tales autores, mala. La temporada era de 1 de Junio a 30 de Septiembre. Este balneario se incluye también en una relación de las principales aguas minero-medicinales de España (Diccionario Enciclopédico Espasa) donde consta asimismo su naturaleza química (sulfatada-cálcica) y su temperatura (18°C), así como su indicación terapéutica: enfermedades nutricionales y genitourinarias. También aparece citado en dos relaciones de manantiales minero-medicinales de España, confeccionadas por el Instituto Geológico y Minero de España, en 1913 y 1947.

En el "Inventario Nacional de Puntos de Aguas minero-Medicinales, minero-Industriales y de Bebida Envasadas" correspondiente a la Comunidad Autónoma Andaluza (Instituto Geológico y minero de España, 1986) se incluye también este balneario y se hace constar el carácter sulfhídrico cálcico de sus aguas, el uso tópico de las mismas y la ausencia de actividad balneoterapia.


2.- PRINCIPALES RASGOS GEOLÓGICOS DEL ENTORNO

Desde el punto de vista geológico, el manantial se localiza en la zona subbética. En su entorno afloran materiales mesozoicos pertenecientes al dominio Subbético Medio, y también depósitos postorogénicos (neógenos y cuaternarios).
Entre los materiales mesozoicos, los más abundantes en el entorno del manantial son las arcillas con yesos del Trias. También existen margas y margocalizas blancas, del Cretácico inferior, y las denominadas capas rojas del Cretácico superior - Paleoceno. El Neógeno está representado por margas blancas del Tortoniense, que afloran extensamente desde el manantial hacia el Este. Al NE del manantial y en las inmediaciones del núcleo de Fuente Álamo, existen algunos niveles de areniscas bioclásticas intercaladas. En cuanto al Cuaternario, agrupa tanto a los coluviones como a los depósitos aluviales. Estos últimos solo adquieren cierta entidad en relación con el cauce del rio Saladillo, localizado a unos 2 km al SO del manantial.


2.1.- TECTÓNICA

La primera fase de deformación que afecta la región,  durante el Lías, es de tipo distensivo y asociada con ella  está la emisión de rocas volcánicas básicas que aparecen intercaladas con otras de origen marino en distintos puntos del dominio Subbético medio.
Otras evidencias de inestabilidad (turbiditas, "slumps", brechas intraformacionales) se ponen de manifiesto en la cuenca durante el Cretácico y el Paleógeno.
La orogenia Alpina, que comienza a finales del Oligoceno, tiene su efecto más destacado en la región en el importante apilamiento de mantos de corrimiento, consecuencia del acercamiento entre las placas africana y europea. Los mantos, una vez puestos en movimiento, progresaron gravitacionalmente en ambiente subacuático, con los materiales plásticos del Trias favoreciendo el despegue. Su emplazamiento tuvo lugar durante el Burdigaliense. Los citados desplazamientos van acompañados de plegamiento de dirección N60E y vergencias hacia el NNW. Dicha dirección era, a su vez, la de las zonas de discontinuidad creadas durante el "rifting" jurasico. Precisamente, las principales fracturas siguen también directrices N60E, que marcan el acercamiento entre las Zonas Internas y Externas de la Cordillera Bética según movimientos dextrales. Las fracturas con direcciones N30-600 y N10-30E resultan de un campo de esfuerzos aproximadamente N-S desarrollado durante el Mioceno medio-superior. Ejemplos de ambos juegos son observables en las inmediaciones del manantial.
Existen, por lo demás, numerosas fallas de pequeña longitud que responden a movimientos de acomodación relacionados con plegamientos, cuya importancia es menor que la de las citadas previamente.
En concreto, según la cartografía geológica de base, el manantial aparece relacionado con la traza de una fractura de dirección aproximada N100E, que desaparece hacia el oeste bajo los aluviones del río Saladillo. De hecho, es probable que parte del trazado de dicho curso sea consecuencia de la actividad de la mencionada falla.


3.- CARACTERISTICAS HIDROGEOLOGICAS DEL MANANTIAL

El acuífero de entidad regional en el dominio geológico en que se encuentra el manantial corresponde a los materiales carbonatados del Lias Inferior, permeables sobre todo por karstificación (ITGE, 1983). No existen afloramientos de materiales de este tipo próximos al manantial. Los principales se localizan a más de 10 km al Oeste (Sierras de Albayate y de Los Judíos).
Interés hidrogeológico más local tienen las calcarenitas y areniscas bioclásticas del Mioceno, sobre todo en los afloramientos de mayor extensión y espesor. Como ya se ha citado, algunos pequeños afloramientos de este tipo existen en el entorno de Fuente Álamo. El resto de los materiales que constituyen el entorno inmediato del manantial (arcillas triásicas, margas miocénicas) son de naturaleza prácticamente impermeable.

4.- CARACTERISTICAS HIDROQUIMICAS

Como corresponde al carácter sulfhídrico del manantial, la determinación de potencial redox realizada in situ ofrece un valor contenido salino (3370 uS/cm), con un pHcampo. de 7,38. Tales características apuntan claramente hacia un proceso de disolución de facies evaporíticas, que según la descripción geológica precedente estarían localizadas en la formación triásica asociada al manantial.
Según se observa en los diagramas de saturación de la figura 1, el elevado contenido en sílice de la muestra se traduce en una fuerte sobresaturación respecto al cuarzo. El agua se encuentra subsaturada en yeso y anhidrita, mientras que alcanza la situación de equilibrio respecto a la calcita. El contenido en NO3- de la muestra es de 13 mg/1• si bien es un valor inferior al máximo admisible para este compuesto en un agua potable -50 mg/1-, puede considerarse como un indicio de contaminación, especialmente si se tiene en cuenta que dado el carácter reductor del agua, esta especie tendería a evolucionar hacia formas reducidas. La concentración de los restantes componentes minoritarios y traza presenta niveles muy bajos, salvo cierto enriquecimiento en F- y Li* (1,3 y 0,25 mg/1 respectivamente) que suele ser característico de aguas en contacto con evaporitas.

5.- PROPUESTA DE AREA DE PROTECCION

Al aparecer el manantial en la inmediata proximidad del cauce de un arroyo, se ha delimitado la pequeña cuenca vertiente hacia el punto de surgencia. Dicho perímetro se ha extendido algo más con objeto de que comprenda el grupo de pequeños afloramientos de areniscas bioclásticas (los más permeables, en el conjunto acuicludo del entorno de las surgencia) localizados a cotas superiores al manantial.

6.- BIBLIOGRAFIA CONSULTADA

- CARTOGRAFIA GEOLOGICA Y MEMORIA EXPLICATIVA DE LA HOJA 1:50.000 n° 18-40 (Alcalá la Real). MAGNA-ITGE (en prensa).
- SINTESIS HIDROGEOLOGICA DE LA CUENCA DEL GUADALQUIVIR (P.N.I . A.S.). Colección Interna, 126 pags. ITGE (1983).

Breves puntualizaciones al informe:

En cuanto a la localización, hay que tener en cuenta que después del informe han variado los accesos a los Baños y actualmente se accede por la carretera que une Alcalá la Real-Priego de Córdoba (A-339 Alcalá-Cabra) cogiendo el segundo cruce de Fuente Álamo por la carretera JA-4305. Exactamente  a 1 km antes de llegar a la referida nuestra aldea.
Están  registrados con Orden nº 1, Registro Nacional nº 1840-2-0023, los Baños de Fuente Álamo se sitúan en las coordenadas UTM: X 408900 Y 4147350 o lo que es lo mismos  en Coordenada Geográficas: 4º 1’ 48,568’’ O y 37º 28’ 4,5542’’ N.
               Según el informe elaborado entre 1990-1991, los Baños llevaban más de 60 años sin funcionar, actualmente y desde mi punto de vista es casi un siglo, si se tiene en cuenta que el 26 de Abril de 1928 se publica en la Gaceta de Madrid el Real Decreto-ley  de 25 de Abril de 1928 nº 743 que aprueba el Estatuto sobre la Explotación de Manantiales de Aguas Minero-medicinales, en el que se recogen los balnearios que no se hallan servidos por Médicos del Cuerpo Médicos de Baños y hace referencia a los balnearios de Frailes y Martos en la provincia de Jaén, sin que se mencione el balneario de Fuente Álamo, por lo que ya no se encontraba activo oficialmente. De esta manera, podemos decir que a partir de esta fecha se produjo el cierre oficial de los baños.
En el informe se hace un pequeño resumen de las publicaciones donde se referencian los Baños de Fuente Álamo, (Elementos de Hidrología Médica (Doz Gómez y Builla Alegre, 1887 y Diccionario Enciclopédico Espasa), pero como hemos visto en los temas publicados en este blog, son muchísimas más las publicaciones donde se reseñan.

Por último, el informe comprende un estudio detallado de los principales rasgos geológicos del entorno, de la tectónica, las características hidrogeológicas e hidroquímicas del manantial, que nos sirve para conocer el entorno de los baños y toda  la zona que rodea a Fuente Álamo, así como la composición del agua del balneario. Es un informe demasiado técnico y muy completo, que nos lleva hasta los orígenes más primarios de la formación de nuestro suelo y nos aporta una analítica detallada de agua medicinal de los Baños de Ardales.

viernes, 25 de diciembre de 2015

CUATRO AÑOS DESPUÉS CONTINÚA LA HISTORIA DE FUENTE ÁLAMO


                 
    Durante este año 2015 se han producido nuevos acontecimientos o eventos en Fuente Álamo: se nos han ido por desgracia algunos fuentealameños, (valga esto de pequeño recordatorio), y han venido al mundo algunos hijos o nietos de padres fuentealameños residentes en otros lugares:  caso de Yolanda Padilla, Jesús Aguilera, Pedro Ángel Aguilera, Mélody Serrano, la nieta de Loli Aguilera en Holanda y otros muchos que me olvidaré, si bien yo no quisiera que ellos se olvidasen de sus raíces (valga esto de felicitación); los nacimientos propiamente aldeanos no se han producido, y se está convirtiendo en un hecho, que por desgracia viene siendo habitual en la última década.
            La Navidad fue poniendo final al 2014, celebrada en el Bar Padi del Centro Social, con la tradicional murga navideña, momento de reunión con aquellos familiares y amigos que están fuera. Pese a que la noche no fue tan fría como la del año anterior, quizás a consecuencia de la crisis o de otras circunstancias no fue muy concurrida. Junto a los fuentealameños dirigidos por Francisco Anguita, participaron algunos rabiteños y grajereños. En lo religioso, se instaló un precioso belén en la iglesia San Antonio de Padua, celebrándose el Nacimiento con el canto de villancicos y la degustación de productos navideños; eso sí, esto último, fuera del Templo Santo por expreso deseo del párroco.

            El primer acto social del año 2015 se inició el día 4 de enero con la anticipada Cabalgata de Reyes, que fue organizada un año más por la Asociación de Vecinos “La Torre de Fuente Álamo”, colaborando como siempre todos sus miembros y José González con su camión. La buena tarde-noche facilitó que la Cabalgata hiciera su recorrido sin problemas por la Aldea hasta el Centro Social, y que sus majestades, representadas por Rosi Ortiz, Vicky Fernández y Belén Aguilera, repartiesen multitud de regalos a todos los niños. Además, todos pudieron celebrarlo con la degustación de jamón, queso, aperitivos, refrescos y demás bebidas.

           El fin de semana del día de San Antón del 19 de Enero, el frío hizo su presencia en la Aldea, acompañado de lluvia en forma de nieve en la zona de Alcalá. Se interrumpe la campaña de recolección ya bastante avanzada. El mes de enero se despidió con fuertes vientos y un poco de lluvia y frío.
El Día de la Candelaria, fue un día frío, la tala del olivo retrasada impidió que las hogueras se encendiesen, pero no impidió que un buen brasero calentase La Piquera y que un buen doblez de chorizo y un par de litros de vino llenasen los estómagos de los asistentes, y que se cantase y bailase entre otras aquella de “Un pájaro y una pájara”. Durante el mes de febrero continuó la campaña de aceitunas, pues el tiempo había interrumpido el proceso normal de recolección y a mediados de febrero se dio por terminada la recolección y cierre de la fábrica fuentealameña.
El 7 de febrero las rutas eco-costumbristas organizadas por la asociación vecinal “Huertas de los Capuchinos” de Alcalá la Real, recorrieron los cortijos de Fuente Álamo desde la Cornicabra, llegando a  la Cruz de la Setilla, haciendo comentarios sobre la fiesta de Mayo, y recordando el libreto B79, donde se citan los cortijos de Fuente Álamo con sus costumbres e historia, recogidos en este blog.

El día 14 de febrero (Día de los Enamorados) un grupo de vecinos de Fuente Álamo fueron invitados a participar como público en la VIII Edición del concurso “Se Llama Copla” de Canal Sur. Una cuarentena de fuentealameños acudió en directo al plató para animar a los concursantes, y dejar alto nuestro pueblo, encargándose de nombrarlo al inicio del programa la presentadora Eva González. Hay que agradecer el trato cordial y directo que recibieron los asistentes, no solo por parte de los organizadores sino también por parte de los concursantes, con los que pudieron dialogar e intercambiar opiniones.
Los Carnavales se celebraron este año el viernes 20 de febrero, con el tradicional pasacalles por los barrios hasta la Fuente, y después en el Centro Social, con degustación de jamón, refrescos y cerveza, organizando el acto, una vez más, la Asociación de Vecinos “La Torre”.  Mayores, jóvenes y niños se disfrazaron para continuar con la tradición, y donde este año desgraciadamente no pudo asistir la Duquesa de Alba, pero si una monja en representación de la Iglesia. Sin embargo, y pese a que los actos transcurrieron con normalidad, tuvieron que hacer presencia las fuerzas del orden público, representadas por la Guardia Civil.
Durante el mes de febrero continuó la recolección de la aceituna; la almazara estuvo abierta como hemos dicho hasta mediados de dicho mes, finalizando la temporada con las particulares Fiestas de Arremate de la aceituna. Aunque lo cierto es que con tan poca producción no ha sido un año para demasiadas celebraciones y menos para echar cohetes.
El Día de Andalucía se celebró en el Centro social con la degustación de pan con aceite y bacalao.
El lunes 2 de marzo nos visitó una monitoria del Área de Cultura del Ayuntamiento de Alcalá, para recordar y practicar los juegos y canciones populares de antes.
El mes de marzo en lo meteorológico fue poco lluvioso, y las faenas del campo bastante adelantadas. El tejado de la que fuera la barbería de Fuente Álamo durante tres décadas, no resistió las escasas lluvias del mes de marzo.
El fin de semana del 14 de marzo, en el Campeonato en Bormujos, Ainhoa González se proclamó campeona de Andalucía en su categoría de  Kárate.
La Semana Santa, tranquila y con muy buen tiempo, sobretodo el Viernes Santo, propició que las visitas familiares se prodigasen para degustar el bacalao, el potaje de la madre y la tortilla de espárragos camperos, que este año, aunque un poco tardíos por falta de lluvia, han sido abundantes en los campos fuentealameños. La Eucaristía del Viernes Santo fue celebrada por un seminarista venido de la República Dominicana  que estaba realizando sus estudios en Madrid, acompañado por las Hermanas de Cristo Rey.
El 13 de abril nos dejó una de nuestras vecinas más queridas y populares, Dolores Aguilera Cano, conocida popularmente por “La Chata”. Toda su vida de sacrificio y lucha la dedicó a sacar adelante a seis hijos de edades seguidas, teniendo que sufrir la pérdida de una de ellos a temprana edad. Era trabajadora, humilde, afable en el trato, con esa espontaneidad e inocencia que hacía que fuera imposible que se llevara mal con nadie. Especial era su devoción y religiosidad, a la cual se agarraba en sus peores momentos. Siempre tuvo especial devoción por el Santo Manuel. Su voz ya no resaltará más en aquellos cantos a la Virgen en el mes de mayo, pero en el cielo seguro que sí.
Ainhoa González participa en el campeonato de España que se celebra en Córdoba el 25 y 26 de abril, realizando una buena competición.
Nuestra camiseta con la imagen del pueblo viajó hasta la Romería de la Virgen de la Cabeza en Sierra Morena, el último fin de semana del mes de abril. Después llegó a Holanda, Reino Unido, Francia y algunos lugares de España.
Nos dejó Antonio Jiménez Pérez (27/03/1933) conocido cariñosamente por “Añillos”, el 24 de abril. La edad y un derrame cerebral se lo llevaron, y según sus hijos, no sufrió nada pues no se dio ni cuenta. Ya descansa con su padre en el cementerio de San José de la Rábita, pues era su voluntad. Se crió en el seno de una familia humilde y pobre, que pronto quedó huérfana de padre, pasando muchas dificultades, que hizo que tuviera que forjarse a sí mismo, lo que a la vez le produjo que fuera un hombre de carácter arisco o fuerte, sin pelos en la lengua, pero blando de corazón. Un hombre trabajador, que tuvo que salir adelante con mucho sacrificio, y con las maletas acuestas por toda España y parte de Alemania.
Durante el mes de abril se realizaron obras para la construcción de unos aseos públicos en la zona del campo de deportes y de festejos. Se instalaron unos bancos en la zona de la caseta de la Luz.
El mes de mayo fue seco y sin comuniones, con una ola de calor a finales de mes que se llevó en algunas zonas la flor del olivo (trama), otras con ayuda del agua pudieron resistir.
El día 11 de mayo se celebró el día de la Cruz de la Setilla, con muy buena participación de los fuentealameños, siendo un día de reencuentros y recuerdos.
            El 14 de mayo nos dejó otra fuentealameña de toda la vida, María García Gallego (27/03/1919), “María de Teodoro”, pequeña de estatura pero gran mujer en  temple, tranquilidad y paciencia; madre de 3 hijos, que vivió en una de las casas situadas en la parte baja de la fuente, y a la que recuerdo entre otras imágenes con su escoba o con su delantal siempre puesto y preparada como vendedora de pienso para el ganado. Descansó en paz a sus 96 años.
            El 15 de mayo se participó, como es tradicional, en el concurso de Carrozas de San Isidro,  donde como es habitual, se obtuvo el primer premio, y este año además el tercero. Gracias a todos los que colaboraron, y en especial como siempre a nuestras abuelas Paquita y Mariana y a nuestros dos bebés, pues por fin vinieron al mundo dos fuentealameñas más, Mari Juli y Merce.  Fiesta en la que no participará más Antonio Pérez Jiménez, “Antoñillo el del Llano”, pues  a los 94 años de edad nos dejó. Pese a que había dejado su Cortijo del Llano hacía ya varias décadas, para instalarse en Alcalá la Real, siempre mantuvo el contacto con su Fuente Álamo natal. Toda su vida estuvo dedicada al campo, llegando a resultar  uno de los agricultores más afamados de la aldea, el cual se despidió con todos los honores, como no podía ser de otra manera, el día del patrón. También era especial su devoción  a la Virgen de la Cabeza. La actividad en el campo las compaginó como camarero en bodas. Antoñillo era otro hombre incasable, que pese a que las hambres y las dificultades no lo golpearon de cerca, siempre supo vivir con la austeridad propia de un hombre precavido.
            Buen día y buena celebración de la Cruz de Clavijo, el día 20 de mayo, donde sobre sus piedras se volvió a bailar un pasodoble.
            La campaña electoral para las Elecciones Municipales del 24 de mayo, hizo que la aldea fuera visitada por los líderes políticos de Alcalá la Real. En las pancartas se menciona por primera vez el nombre de la aldea, que parece que ahora nos unía.
            El mes de mayo finaliza con la celebración de las Flores, en la Plaza de la Fuente, siendo el último acto de la anterior hermandad y el primero de la nueva.
Durante el mes de junio se prepararon los festejos entorno al caballo y a San Antonio de Padua. El fin de semana del 5 al 7 del mes de junio, se celebró como viene siendo habitual y ya casi tradicional, la Fiesta del Caballo, que atrajo a más de 50 caballos y jinetes de las zonas cercanas. Esta fiesta sigue creciendo, a pesar de estos años de crisis, con 3 días festivos. El domingo, el punto central fue el caballo y sus jinetes, siendo la fiesta amenizada con actuaciones de la escuela de danza y exhibiciones de kárate.
La cosecha de cerezas fue buena, pero los bajos precios han hecho, para desgracia de los agricultores, que algunas se queden en el árbol, sobre todo la temprana.
El Día de San Antonio se celebró con una Santa Misa y la salida en procesión de su imagen. En un día bastante fresco para la época, en la que participaron casi exclusivamente los fuentealameños residentes, se disfrutó en la explanada frente a la escuela de unos refrescos y tapas gracias a la gentileza de la Hermandad. Con el fresquillo que hacía, se recordó la anécdota ocurrida a Sinforiano Aguayo, que en los años 50 se presentó en la fiesta de San Antonio con una pelliza, la cual algunos echaron de menos este año.
            Durante este año y como viene siendo habitual, la asociación de vecinos “La Torre”, ha organizado diversos viajes, actos festivos, culturales y gastronómicos. Destacaron los reiterados martes gastronómicos, donde algún que otro martes se presentaron algunos platos de la cocina anglosajona.
 El verano en un principio fue más fresco de lo habitual, como en toda España, pero finalmente, tuvo que ser paliado  con salidas organizadas, como la realizada a principios del mes de julio a La Carrasca, en un día asfixiante donde estuvieron invitados nuestros queridos vecinos residentes en Holanda, Ben y Loli,  o a finales del mismo mes de julio a las playas malagueñas.
Jenniffer Pérez Aguilera obtuvo felizmente la graduación como profesora de Educación Infantil a mediados de julio, con un excelente sobresaliente en el TFG, a la que le deseamos un buen futuro en el mundo de la enseñanza infantil. Y a finales de julio,  María Arenas Ortiz obtuvo plaza por oposición en la Enseñanza de Educación Especial, un trabajo que seguramente le llenará de especial satisfacción.
En el mes de agosto a punto de cumplir los 85 años nos dejó Adoración Malagón Ochoa (07/10/1930), nuestra querida “Gorda”, quien fue una institución en Fuente Álamo hasta que en los años 90, junto con su Juanillo “El Zapatero” con quien formó pareja ya a edad madura, se marcharon a Alcalá la Real.  ¿A quién no le pidió algo, aunque fuese un tomate? No por necesidad, sino por costumbre. O aquello de diiilo tú… con aquel tartamudeo tan característico. Muchas vivencias que sin duda alguna hicieron que dejara un buen recuerdo en la Aldea.
La madre de Brígida, Josefa Moral García, falleció el 20 de agosto a los 93 años. Josefa, nacida en Sabariego,  ha pasado los últimos años de su vida en Fuente Álamo junto a su única hija y su hijo político Rafael, aunque ya al final no con mucha calidad de vida debido a su edad.
Durante el verano se inició la campaña para la recogida de firmas en apoyo para la restauración de la Torre Almenara Atalaya. Se creó por Iván Jiménez Bailón una página en Change.org para la recogida de firmas vía internet.  
En el mes de agosto se produjo la desaparición del antiguo depósito de agua, construido en los años 70 para dar caída al agua que en un principio era bombeada desde el aljibe de la Fuente y después de los años 80 a la que venía directamente desde La Rábita. Si bien fue obra del Ayuntamiento de Alcalá la Real con la acometida de obras de agua corriente y saneamientos, la obra material fue realizada por el fuentealameño Juan Aguilera “Capullo”. Lo hicieron desaparecer de la noche a la mañana, y sin saber la finalidad que se le puede dar al terreno. ¿Se podría haber habilitado para otros usos? ¿Qué mal hacía?
En el verano se despidió nuestro párroco D. Ángel Manuel después de un año, y en noviembre se esperaba la incorporación de un nuevo párroco, tras varios párrocos interinos.
En 24 de agosto falleció otro que fue de Fuente Álamo, residente en Jaén, de la saga de los Ibáñez del Praillo, Francisco Ibáñez Nieto, de 79 años de edad, quien dedicó su profesión a la Guardia Civil. Con él quiero hacer homenaje a todos los fuentealameños que viviendo fuera de Fuente Álamo nos dejaron este año, pues no dispongo de información suficiente, dada la dispersión de fuentealameños por toda la geografía nacional e internacional.
   Durante el mes de septiembre continuó la campaña para la restauración de la Torre, se creó una página en facebook “Amigos Torre de Fuente Álamo” para darle publicidad a la problemática y debatir sobre ella.
            El 5 de octubre nos dejó la abuela del pueblo, Leocadia Aguilera Vico, (15/11/1924) cercana a los 91. Se nos fue inesperadamente, pues meses antes campaba por las calles y carretera de Fuente Álamo, eso sí, con su andar sosegado y lento. La conocían como la “Rubia de Manolillo”, pues casi nadie, por no decir nadie, le llamaba por su nombre de pila. Fue un buen ejemplo de convivencia,  muy buena vecina, discreta, que con su hablar pausado daba sensación de serenidad, haciendo que jamás tuviera diferencias con otros vecinos.
            Se publicó el 7 de octubre en la edición digital del Diario de Jaén un artículo relacionadas con la Torre Atalaya, y en la edición de papel del 11 de octubre; ambos de Juan Rafael Hinojosa.  El 13 de octubre las cámaras de Canal Sur visitaron por primera vez Fuente Álamo en apoyo a la iniciativa para la rehabilitación de La Torre. Una cuarentena de fuentealameños en representación de la plataforma Amigos Torre de Fuente Álamo, acudieron a expresar sus quejas, actuando como portavoces María Dolores Pérez y Ángeles Bailón en el programa “A Diario”, conducido por las mañana por Fernando de la Guardia.
El Alcalde nos respondió el 21 de octubre a las preguntas planteadas sobre el estado y la rehabilitación de la Torre de Fuente Álamo en el programa “El Alcalde responde” de Radio Alcalá.
            En cuanto a las obras en infraestructuras realizadas por el Ayuntamiento de Alcalá la Real, hay que hacer mención a la construcción  de unos aseos públicos en la zona del Campo de Fútbol, ya reseñado,  la limpieza de calles y la colocación en la carretera de dos limitadores de velocidad, mediante resaltes o “guardias tumbados” para ralentizar la velocidad de vehículos.
            Las fiestas en honor a la Virgen del Rosario se han celebrado durante el fin de semana del día 12 de octubre (9, 10, y 11). Se produjo una gran concurrencia, sobre todo de fuentealameños que actualmente están fuera de la aldea. Este año han sido hermanas mayores de la Hermandad Ntra. Sra. del Rosario: Antonia Anguita Capilla, Nieves Anguita Capilla y Carlos Anguita Capilla a los que hay que felicitar por la excelente organización de los festejos. Salieron en procesión la Virgen y el Corazón de Jesús, acompañados de las autoridades de la Corporación Municipal, por primera vez en los últimos años, el concejal de la oposición Marino Aguilera Peñalver, el Alcalde Pedáneo de Fuente Álamo, Manuel Jiménez Aguilera y algunos concejales del partido del gobierno municipal y de la oposición, el párroco interino, y de los fuentealameños y visitantes. Como novedad, este año las andas de la Virgen del Rosario fueron llevadas a hombros por un grupo de jóvenes voluntarios uniformados, que previamente se habían preparado para tal evento y que en ediciones anteriores se les había echado de menos. La imagen del Sagrado Corazón de Jesús fue porteado por los fuentealameños de siempre. El sábado día 10 durante la verbena nocturna amenizada por dos excelentes grupos musicales las cuatro gotas caídas no impidieron la continuación de los festejos. La invitación al arroz congregó de nuevo a visitantes y aldeanos.
            En lo deportivo felicitar de nuevo a nuestras karatecas, las hermanas Ainhoa y Nerea González Pérez por sus éxitos deportivos: 2º puesto en Málaga y  3ª en Andalucía respectivamente. En el campeonato de Andalucía celebrado en Baeza el 31 de octubre, Nerea, quedó segunda de Andalucía en su categoría.
En el mes de octubre se celebró una fiesta solidaria para recaudar fondos para lucha contra el cáncer, organizada por Patricia, donde acudieron numerosos vecinos tanto de Fuente Álamo, como de las aldeas cercanas.
            El día 7 de noviembre se celebró en la explanada de enfrente de la Escuela una comida de hermandad, y nunca mejor dicho, pues la Hermandad de la Virgen de Rosario invitó a todos los fuentealameños a un refrigerio acompañado de jamón y demás viandas.
            Este año ha habido muchas cosas buenas y mucha felicidad, pero también algunos de nuestros vecinos han tenido que pasar por los hospitales, algo duro pero a la vez bueno, pues allí se va  a curarse. Podría nombrar a todos, pero no tengo la información suficiente, espero que nadie se me quede atrás y si es así solo con recordármelo se puede ampliar: Toñi Pérez Osuna, Belén Aguilera, Lola Aguilera Cano, Eulalia García, Antonio Aguilera, Paqui Aguilera, Lee Young,  María Aguilera Valverde, María Haro, Paqui Pérez “Pepín”, María Ángeles Fuentes, Ceferina Nieto, José Vera Torres y otros muchos que se me olvidarán, pero de quien no me puedo olvidar es de Mariana Pérez, mi madre. A todos les deseo mucha salud.  
           
El frío se dejó caer a finales del mes de noviembre y se inició la campaña de la recolección de la aceituna. La presente campaña 2015-2016 de aceitunas se presentaba media baja por la pérdida de floración, pero se está quedando en media, pues si bien hemos tenido una primavera y verano escasos de lluvia, la caída durante el otoño (unos 80 litros/m2), hizo desestimar el pesimismo extremo, siendo lo que por la zona se llama, de “media-baja cosecha”.
Para organizar festejos de los próximos años se intentó crear una comisión en una reunión celebrada el 5 de diciembre.
En el puente de la Constitución se inició otra campaña, ahora la electoral. El 7 de diciembre llegaron para  pedirnos el voto: Dª Elena Víbora y D. Juan Ángel Pérez, a los que tuvimos la suerte de plantearles, entre otras muchas propuestas, nuestra inquietud respecto a la Torre Atalaya.
Las Elecciones Generales del día 20 de diciembre transcurrieron con normalidad y con una alta participación de electores de Fuente Álamo y de la Casería de San Isidro, pues de 200 electores, unos 160 ejercieron del derecho a voto.  El PSOE obtuvo  81 votos,  44 el PP, 10 Ciudadanos, 8 Podemos,  3 UP y  el resto votos fue a parar a una serie de partidos minoritarios. La mesa electoral estuvo compuesta por Gloria Pérez Ramírez, María Dolores Pérez y Valeriano Muñoz.
Cuando ya casi cerrábamos el recordatorio, sufrimos la pérdida de Silverio Salazar Bailón (20/06/1925), a sus 90 años nos dejó, el día 21 de diciembre, un hombre que dedicó su vida al trabajo: el campo le curtió las manos y la emigración le dio la oportunidad de hacer sus pinitos en la cocina. Buen compañero de trabajo, tuve la oportunidad de trabajar con él en Lucena y todavía recuerdo los buenos pucheros y cafés que nos preparaba. Le recuerdo con su cigarrillo y su vasillo de vino, apoyado en la barra del bar de Fuente Álamo, con aquel leve tartamudeo con el que decía “Alejaaandro lleeena”. Un hombre que supo valorar lo que cuestan conseguir las cosas y que con el esfuerzo de toda la familia, consiguió cierta estabilidad económica. Sólo tengo buenos recuerdos de él para quien yo era “Minguín”, recuerdo aquellas conversaciones que teníamos en el bar, hablábamos del día a día, sobre la política, me contaba con aquella picardía socarrona chistes o anécdotas tan graciosas, de todo aquello aprendí mucho. Hasta siempre amigo.
……
Un año más hemos seguido con publicaciones en el blog y esperemos  como digo siempre, que no sea el último, pero esto no depende sólo de mí, sino de todos los que lo seguís, aunque alguno se empeñe en hacer críticas infundadas y encaminadas a bajar la moral a este trabajador desinteresado. Cada vez es más necesaria la colaboración de todos los fuentealameños para continuar reconstruyendo la historia de Fuente Álamo, pues es necesaria la aportación de nuevos datos e informaciones para ir ampliando los temas publicados y sobre todo las biografías de otros fuentealameños, pues los temas se van agotando y no es conveniente estirar aquello que ya no da más de sí.
 Este año ha sido un año también de muchas horas de trabajo para recabar los datos precisos, para hallar por pequeña que fuera,  la información más exacta sobre el pasado de Fuente Álamo. Aunque le he dedicado también mucho tiempo al tema de la rehabilitación de la Torre Almenara Atalaya, que es otro de los temas que tenemos pendientes.
Nuevamente pido vuestro apoyo (cerca de 60.000 visitas), a través de vuestros comentarios o añadiéndoos a la lista de seguidores, para que la motivación mía, sea la de todos y así poder continuar trabajando, de tal forma que esos comentarios queden también para la historia, pues este año con la entrada en Facebook, se ha publicitado mejor el blog, donde se han realizado muchos comentario de apoyo.
            Que no se preocupen algunas seguidoras que no tienen acceso a internet, pues sigue en mi cabeza el poder publicar alguna vez un libro o varios, sobre distintos temas contenidos en el blog, tal y como me han solicitado. De hecho, ya está prácticamente concluida una publicación completa de los Baños de Ardales, que no sé si podrá algún día ver la luz, pues las ayudas de las instituciones son nulas.
Cada vez el blog está teniendo mayor reconocimiento, no solo de fuentealameños, sino de los apoyos que llegan desde fuera, y un ejemplo de ello es el apoyo del historiador D. Santiago de Córdoba Ortega, quien en un acto de generosidad pide hasta que el Ayuntamiento de Alcalá la Real haga un reconocimiento a este blog.
 En estas fechas tan señaladas sólo me queda  agradecer nuevamente a todos los que han colaborado en esta empresa aportándome datos o prestándose con el testimonio de su vida a ser protagonistas de nuestra historia, especialmente a mi madre que lo ha pasado este año regular y que afortunadamente se está recuperando.  Seguramente muchos acontecimientos me han quedado en el tintero, por eso dejo siempre abierta la entrada para que con vuestros comentarios los hagáis recordar y completéis el año, incluso para el tal Manuel.

¡¡FELICES FIESTAS Y PRÓSPERO AÑO NUEVO 2016!!