lunes, 9 de julio de 2018

CARRETERA DE FUENTE ÁLAMO POR EL BERMEJO (1930).




ALCALA LA REAL. 24.  Tiene esta población, para las doce aldeas con que cuenta, unas formas de atención tan irritantes por la desigualdad de trato a que injustificadamente se las somete, que ya no podemos silenciar.
            De las doce aldeas, casi todas ellas disfrutan de carreteras, número de escuelas casi suficientes y Cementerio local.
            Hay entre todas una, a la que, por lo visto le ha tocado el papel de Cenicienta. Nos referimos a la aldea de Ortichuela.
            Allí donde existe población escolar suficiente para disfrutar de cuatro o cinco escuelas, tiene que resignarse con una.
            Sabemos que desde hace varios años se lograron concesiones para construir tres carreteras: la primera para Ortichuela; la segunda, para La Pedriza, y la última, para Fuente Álamo. De las tres, las dos primeras están por hacer. La única que se está construyendo  es la última, y ésta porque propietarios y caciques tienen allí sus olivares, fábrica de aceites y caseríos para recreo.
            Solo con las pesetas invertidas en fuentes, macetas  y flores para hermosear el Paseo, hubieran podido empezarse los trabajos de la carretera de Ortichuela.
            De este modo habrían tenido trabajo estos obreros, que sobre todo en los otoños, se ven impelidos a sufrir las consecuencias del paro a que obligan las  periódicas crisis de trabajo.
            Del Cementerio, es decir, de los trastornos que produce la carencia de él en Ortichuela, habría mucho que hablar. Baste decir que los fallecidos en esta aldea hay que enterrarlos en Alcalá, sufriendo los familiares del difunto, como alivio de pena, o los rigores del sol canicular o las inclemencias de los temporales de agua y nieve de la estación invernal.
            Creemos tener motivos suficientes para que las observaciones apuntadas se tomen en consideración y el Ayuntamiento de Alcalá la Real, haciendo honor a deberes más altos que los que los que atienden a dar satisfacción a gentes de privilegio, se preocupen también de cumplir con esta aldea como necesita y merece.
            Es menester que allí vean que el dinero que se les arranca con arbitrios, impuestos y gabelas es también alguna vez para favorecer y mejorar su situación. J.F.
            En la página 3  del  periódico “El Socialista” fundado por Pablo Iglesias, del día 25 de julio de 1930 se publica la anterior información con el título: “Una Aldea Abandonada” firmada por J.F.
            Este recorte de periódico me lo ha enviado el historiador D. Santiago de Córdoba Ortega, natural de Andújar, quien está realizando una labor minuciosa de investigación, ya que lleva seis meses leyendo “El Socialista” (publicado desde marzo de 1886 hasta marzo de 1939). Actualmente va por el año 1931, por lo que ha  leído más de 7.000 números del periódico, que a una media de 5 páginas cada número, resultan 35.000 páginas; al tiempo que va copiando en el soporte Word (A4) las imágenes que hacen referencia a la política general en la provincia de Jaén, el funcionamiento orgánico del PSOE, UGT y JS a nivel nacional.
            Me he permitido transcribir literalmente la información, para que se pueda leer más fácilmente. Como se puede ver, poco han variado las atenciones que tanto el Ayuntamiento de Alcalá la Real, como la Diputación de Jaén tienen hacia las aldeas alcalaínas.  En este caso la aldea abandonada era La Hortichuela, que ha pasado por una situación muy similar en pleno Siglo XXI, en lo relativo a sus vías de acceso hasta que en noviembre de 2017 fueron acondicionadas.
             En cuanto a la referencia que se hace a la carretera de Fuente Álamo, hay que indicar que sería en el año 1924 durante la dictadura de Primo de Rivera cuando se logró la concesión para construir una carretera desde el Bermejo hasta Fuente Álamo, para la incorporación a la carretera de Monturque a Alcalá; y como se puede leer en la noticia del 25 de julio de 1930 se estaba construyendo  “porque propietarios y caciques tienen allí sus olivares, fábrica de aceites y caseríos para recreo”. Por esta circunstancia tuvo más suerte que La Pedriza y La Hortichuela que aún estaban por hacer.
            Como antecedente hay que tener en cuenta que en el diario “EL GLOBO” del  Lunes, 5 de abril de 1915 se publica en su apartado “Actualidad Postal y Telegráfica”. Conducciones que se crean: “En carruaje de Priego de Córdoba á Alcalá la Real (Jaén) por Almedinilla y Fuente Álamo”. En el año 1915 se había creado una conducción en carruaje de servicio postal que pasaba por Fuente Álamo por unos caminos en pésimas condiciones hasta que se construyó la necesitada carretera.
            Se puede destacar del artículo la dura crítica que se hace al Ayuntamiento de Alcalá la Real:  “solo con las pesetas invertidas en fuentes, macetas  y flores para hermosear el Paseo…”, esto no ha variado en lo sustancial, y se puede extrapolar a otros aspectos como el cuidado que está recibiendo el Conjunto Monumental de la Fortaleza de la Mota en relación con la Torre de Fuente Álamo, por ejemplo. Solo con los euros que se han gastado en restaurar diez piedras en la Mota, se podría reconstruir casi la almenara de la Torre.
También hace referencia a la situación obrera, que se hubiese paliado con la construcción de carreteras, así: “… habrían tenido trabajo estos obreros, que sobre todo en los otoños, se ven impelidos a sufrir las consecuencias del paro a que obligan las  periódicas crisis de trabajo…”
Finaliza el artículo con una muy buena recomendación: “…Ayuntamiento de Alcalá la Real, haciendo honor a deberes más altos que los que los que atienden a dar satisfacción a gentes de privilegio, se preocupen también de cumplir con esta aldea como necesita y merece”.
            El problema de las infraestructura en Fuente Álamo ha venido arrastrándose durante todo el Siglo XX y mis reivindicaciones, para aquellos que piensan que son de ahora, vienen de atrás, ya en el año 1.991 preparé unas hojas de recogida de firmas con el siguiente texto: “LOS AQUÍ FIRMANTES, SOLICITAMOS AL TIEMPO QUE NOS CREEMOS CON EL DERECHO DE EXIGIR, QUE ANTE LA PASIVIDAD DE LA DIPUTACIÓN PROVINCIAL DE JAÉN Y DEL AYUNTAMIENTO DE ALCALÁ LA REAL PARA HACER LA REPARACIÓN DE LAS CARRETERAS QUE UNEN FUENTE ÁLAMO-ALCALÁ LA REAL Y FUENTE ÁLAMO-LA RÁBITA, MOSTRAMOS ASÍ NUESTRA DISCOFORMIDAD, Y SE TENGA EN CUENTA NUESTRA PETICIÓN”.
            Por desgracia, la documentación quedó sin ser presentada en las administraciones debido a la poca implicación vecinal y la nula recogida de firma. El lugar de recogida de firmas era el bar, local social en aquellos años. Eran tiempos malos para reivindicaciones locales, al igual que los actuales.


sábado, 23 de junio de 2018

POBLACIÓN DE FUENTE ÁLAMO DESPUÉS DE LA GUERRA CIVIL (1940)




                  Durante el año 1940, una vez finalizada la Guerra Civil, se fue confeccionando, por primera vez de forma mecanografiada, el padrón municipal  para Alcalá la Real y sus Aldeas que se cerraría en diciembre de ese año. Tras su publicación en Boletín oficial para posibles reclamaciones, se aprobaría el 12 de julio de 1941. Se realizó el primer recuento después de aquellos tres años de pérdidas humanas, aunque aún no se conocía el paradero de alguno de los fuentealameños.
En la Sección 26ª del padrón, denominada “Baños de Fuente Álamo y Fuente Álamo” se recogen los cortijos habitados: Pradillo, El Prado, La Sangradera, El Salado, Las Vegas, Rajuña, Los Tajos, Martillos, Rajuña, Cantaria, Zalamea, Coto, Almendrillo, Bujeo, Bujeos, Lomilla, Loma Hierro, La Hoja, Martillo, Colonia, Capón, Colonias, El Grillo, Rufo, Ardales, Canales, Cerino , Casa Sola, Terreras, Florido, Silillo, Cabrera, Coscojal Bajo, Coscojal Alto, Culón, Cornicabra, El Peñón, Sitio Peñón, Pedregales, Joya Romero, Las Pozuelas, La Setilla, Pineda, Pulido, Reventones, Canalejo, Valenzuela, Arriba, Las Pilas, Almendro, La Encina, La Vega, Solana, Clavijo, La Cruz, Dehesa, El Llano, Dehesilla, Revueltilla, La Huerta, Erilla, El Cerro, Castro, Andarios, Chaparral y Buenavista (66). La familia de José Velasco Muñoz habitaba el Cortijo de Ardales.
Después le sigue un resumen estadístico:
Varones residentes: 439.
Varones ausentes: 40.
Hembras residentes: 417.
Núm. de cabezas de familia: 193.
Núm. de vecinos: 240.
Núm. de domiciliados: 636.
Total de habitantes: 876
Siguiendo un orden alfabético, se inicia con el matrimonio formado por Cipriano (Sinforiano) Aguayo Ruiz, casado con Pastora Pérez Jiménez, junto con su hijo recién nacido llamado Julio a quien se reseña como José Aguayo Pérez, habitantes del Cortijo Pozuelas. Al igual que en el censo de 1935, se cierra con Araceli  Zuheros Cano y sus hijos Marcelino y Dolores  Ramírez  Zuheros, habitantes de la zona de la Fuente, sin que se inscribiera a su hija Francisca.
En su estudio se han detectado algunos errores de transcripción en nombres y apellidos, (Ana Carrillo Ruiz, su verdadero nombre era Adoración; o Concepción por Asunción Pérez Vera, ect…),  en sexo (Felipe Sánchez López, del Cortijo del Coto, aparece como Felipa o Francisca Ibáñez Sánchez por Francisco, ect.). Las edades consignadas eran aproximadas, sin tener en cuenta certificaciones de nacimiento. El padrón se confeccionó en base a datos de censos anteriores y en simples declaraciones del cabeza de familia. Se omitió la inscripción de algunos vecinos, que se desprende del estudio comparativo del Padrón de 1935. También se han detectado algunos errores, como dobles inscripciones: Carmen Cano Serrano, 48 años (Vda. de Lino Ortega), con sus hijos Josefa, Vicente, José y Lina, después se repite Josefa con su abuela Rufina Moyano Mesa y Carmen Ortega Moyano (Vda. de Vicente Vera Moreno) y sus dos hijos. Enriqueta Carrillo Torres en su condición de viuda, se repite con Calisto Expósito Ávila (Alba por error),  su marido; quien ahora aparece como ausente, pero realmente estaba desaparecido. Muchos de estos errores pudieron producirse a la hora de transcribir las notas manuscritas a la mecanografía.
            En este padrón de 1940 aparecen 876 habitantes, con algunos errores detectados, es decir, hay inscritos 48 habitantes menos que cinco años atrás, al inicio de la Guerra. Si bien es verdad que durante este lustro aparecen nuevas familias, en unos casos llegadas a la aldea y en otros, formadas de la escisión de otras familias que habían decidido formar la propia. También desaparecen casi al completo algunas familias. Así, de la familia Moreno Ibáñez solo queda Rafael, pues se habían marchado Mateo, casado con Ana la Chica Campos y Vicente, casado con la malograda Inés Cervera Valverde.
             Para Fuente Álamo, en este censo de 1940 se recogen 193 cabezas de familia, (siete menos que antes de la Guerra) o lo que sería equivalente a casas o cortijos habitados, de los que aproximadamente la mitad vivían en la Aldea y la otra mitad en los cortijos. Hay que tener en cuenta que en este primer año de “paz”, aún no habían regresados del éxodo provocado por la Guerra Civil muchas familias como la de Antonio Aguilera Flores o la de Francisco Ibáñez Castillo… Sin embargo, aparecen inscritos personas que habían fallecido, quizás porque no se conocía aún su destino final, como Emilio Cano Delgado, 23 años, del que no se supo nada después de la Guerra Civil o Juan Calisto Expósito Ávila (desparecido, no se supo nada o casi nada de él). También se inscribe a Manuel y Antonio Castillo Padilla o Pablo Jiménez Bailón, cuando realmente se encontraban en prisión y no se hace mención al concepto de “Ausente” como sí se hizo de otros presos que por entonces estaban recluidos en las cárceles de la geografía española como los hermanos Matías y Mateo Pérez Lizana. Tampoco se inscribe, ni siquiera como ausente, al que fuera alcalde pedáneo republicano Vicente Aguilera Castillo, ni a ningún miembro de su familia.
            En este apartado “Ausentes” se registran 20 personas: Antonio Aguilera Carrillo, (puede ser un error y tratarse realmente de Juan Víctor según comunican familiares, el cual falleció en la Guerra), Vicente Arévalo Castillo, (refugiado en Francia), Miguel Ávila Muñoz, (preso, falleció 20 de mayo de 1941, en la prisión Provincial de Jaén), Domingo Castillo Sánchez, (desconozco el motivo), Juan Calisto Expósito Ávila (desparecido, no se supo nada o casi nada de él), José Expósito Muñoz, (desconozco el motivo) Gabriel Gallardo Moya, (desconozco el motivo), Fernando González Arjona, (preso) Francisco González Palomino, “Frasquito Cañuelos” (desconozco el motivo), Marcos Moreno Montes, (refugiado en Francia acabó en un Campo de Concentración Nazi), José Nieto Aguayo, “Zalameas” (desconozco el motivo), Mateo Pérez Lizana, (preso), Matías Pérez Linaza (preso), Julián Pérez Pareja, (desconozco el motivo), Rafael y Basilio Sánchez López (desconozco el motivo), Emilio y Felipe Sánchez Mesa, (desconozco el motivo, hijos de Amalia), José Aguilera Vico, (desconozco el motivo) y José “Blas” Zamora Muñoz, (desconozco el motivo). Por la edad de algunos de ellos puede que se encontraran prestando el servicio militar.
            En cuanto a la profesión de los varones, casi todos tenían el campo como sustento de vida, aunque el censo distingue entre campo y labrador. Así,  a Antonio Aguilera Aguilera, quien a la vez ejercía de alcalde pedáneo, a Pedro González Ruiz y a Genaro Fuentes Moyano, los considera como labradores, y a Faustino Fuentes Aguilera, como panadero, Juan Muñoz Jiménez, como zapatero, José Heredia Cortes, de etnia gitana era el esquilador y D. Manuel López Martín, de Linares era Maestro Nacional. En otras ocupaciones no consideradas como profesiones, tenemos a  Francisco Parras Moral “Parras” casado con  Carmen Moyano Aguayo, retratista aficionado que inmortalizó a muchas familias en Fuente Álamo, aunque su profesión era “campo” como la de casi todos.  Rafael Moreno Ibáñez “Perote”, además de profesión “campo”, ejercía de barrenero, con la mala suerte de que a su hijo Rafalillo, le explotó un barreno en una mano. Juan Aguilera Pareja “Gazpacho” era guarda de las posesiones de D. Paco. Francisco Jiménez Calvo “Francisco El Pelón” era el tabernero. Así, después de la Guerra Civil aparece como párroco D. Diego Galán Martos, sucedido en el cargo en agosto de 1940 por D. Emilio Gondra Cigorraga, quienes tuvieron bastante trabajo, pues tuvieron que cristianizar a los fuentealameños que la II República y la Guerra Civil había dejado la libertad de optar.
 En cuanto a  las mujeres, todas estaban  dedicadas a sus labores.
            Ya no aparecen inscritos en este censo, la Guerra se encargó de ello:  Fernando Vera Aguilera, Antonio Puche Martín, Vicente Vera Moreno, Marcelino Ortega Moyano, Antonio Aguilera Calvo, Domingo Cervera Sánchez,(Valverde), Miguel Ávila Muñoz, Juan Calisto Expósito Ávila (ausente), Tiburcia Muñoz Vera,  Francisco Alba Serrano, Dulcenombre García Bermúdez, Manuel Moreno Pérez y alguno que otro más, como José Ortega Moyano, cuyo verdadero nombre era Lino, y que murió meses después de finalizar la Guerra de erisipela de la caza, enfermedad que seguramente evitó su ingreso en prisión pero no el destino final. Emilio Cano Delgado, aparece inscrito pero realmente estaba desaparecido. Otros como Vicente Arévalo Castillo o Marcos Moreno Montes se exiliaron a Francia, el segundo de ellos tuvo que pasar por los campos de concentración nazis. Otros como Domingo Ortega Serrano e Hilario Castillo Pérez se enrolaron en  la División Azul, si bien afortunadamente regresaron de nuevo.
            Caso curioso el de Anastasio Mesa Cano “El Gato” quien aparece inscrito como Anastasio Mesa Pérez, casado con Adoración González Cano, con dos hijos Anastasio y Miguel Mesa González, nacido en este año, pues no sabemos con exactitud si a pesar de figurar inscrito, realmente ya se encontraba desaparecido. Desaparición que duró aproximadamente unos 7 años, alguno de ellos oculto en un zulo del Cortijo de la Fuente la Encina.
            Durante el año 1940 nacieron en Fuente Álamo aproximadamente 40 niños y niñas, natalidad ligeramente superior a la media de aquellos años anteriores a la Guerra Civil. Una de ellas, Dolores Valverde Ramírez, tristemente fallecida a corta edad a consecuencia de la ingesta de almendras allozas, y dos o tres más que la mortalidad infantil no les perdonó la vida; Los varones fueron bautizados como la “Quinta de Franco”, por haber tenido la “suerte” de nacer durante el primer año plenamente dictatorial. De esa  generación salieron al menos tres Guardia Civiles: Custodio Pérez Aguilera, Eusebio Fuentes Vera y Francisco Jiménez Pérez. Ceferino Aguilera Pérez, quien será protagonista de nuestra próxima historia también nació en ese año, además de los que siguen:
José Aguayo Pérez 1 Cripiano y Pastora
Juan Aguilera Ramírez, 1 Bonifacio y Bibiana
Julia Aguilera Cano 1 Ceferino y Urbana
Ceferino Aguilera Pérez 1 Juan y Asunción
Alejandro Calvo Ortega  Alejandro y Gregoria
Clara Carrillo Pérez, 5 m Feliciano y Josefa
Rafael Castillo Márquez, 1 Leoncio y Rufina
Salvador Castillo Padilla, Antonio y Francisca
Casimiro Castillo Pérez,  4 m Casimiro y Constancia
Feliciana Cervera López, 1m Pedro y Cándida
Antonia Cortés Muñoz, 17d Ángel y María
Paula Expósito López 1 José y María
Eusebio Fuentes Vera,  5m Benito y Antonia
María García Baro, 1 Ricardo y Dolores
Mercedes Haro Cuenca, 1 Antonio y Rufina
Francisco Jiménez Pérez, 1 Antonio e Isabel.
Eleuterio López Palacios, 1 Eusebio e Isabel
Miguel Mesa González, 3m, Anastasio  y Adoración
Francisco Moreno Martos, 4m, Rafael y Encarnación 
Francisco Muñoz García, 5m, Juan y Patrocinio
Adoración Muñoz Pérez, 1 Juan y Dulcenombre
Luisa Pareja Jiménez, 10m, Manuel y Longina
Juan Pérez Vera, 1 Joaquín y Sancha (Leandra)
Custodio Pérez Aguilera, 1 Marcelino y Dolores
Rafael Pérez López, 1 Antonio y Teresa
Antonio Pérez González,  7m, Julián y Eusebia
Paulino Pérez Aguilera, 3m Ángel e Hipólita
Custodio Pérez Aguilera, 1 José y Mariana (inscrito) 
Rafaela Pérez López, 17 d, José y Bernarda
Mateo Pérez Bolivar, 1, Mateo y Josefa  
Encarnación Ramírez Vera, 7m Francisco y Ángeles
Juan Ramírez Vera, 1 Pablo y Juliana
Patrocinio Rosales Canovaca 6 m, José y Ángeles
Ángeles, Rosales Canovaca, 6 m, José y Ángeles
Matías Sánchez Sánchez, 1 m, José y Amalia 
Francisca Serrano Fuentes, 7 m, Antonio y Adriana
Lina Ortega Cano, 5 m, Lino y Carmen
Dolores Valverde Ramírez, 1 Luis y Rufina 
Luis Vera Sampedro, 1 Pablo y María
Genaro Zamora Jiménez, 8 m, José y Encarnación
            Nos podemos imaginar una sociedad fuentealameña llena de pánico y a la vez con ganas de venganza por parte de los vencedores,  con miedos y con saque de pecho, e instaurando de nuevo el denostado caciquismo y la gran pobreza, donde se habían habilitados dos centros (La Solana y Molino de D. Paco) para suministrar alimentos a los que estaban a punto de fenecer por inanición, mientras los otros se tomaban ración doble de pan.

jueves, 24 de mayo de 2018

PABLO JIMÉNEZ BAILÓN. EL DEBIDO RECONOCIMIENTO COMO VÍCTIMA FUENTEALAMEÑA DEL FRANQUISMO



             
              En nuestro empeño de hacer público y rendir homenaje a todos los fuentealameños que fueron represaliados por el franquismo, hemos encontrado otro más. No ha sido tarea fácil, desde luego. En los listados oficiales de víctimas y represaliados por el franquismo, aparece Daniel Jiménez Bailón identificado como natural de Fuente Álamo, hijo de Luisa, con el apodo “pincho”; datos que me llevaron a iniciar la investigación y que me produjeron cierta confusión, pues no era capaz de identificar a esta persona como fuentealameño. La incógnita me llevó a poner el foco en esta víctima a la que se le rendía homenaje en el monolito del Cementerio de Alcalá la Real.
            Pienso que se ha producido un error debido a un cruce de datos,  que si bien no he podido llegar al origen del mismo, voy a intentar aclararlo. En la publicación: "Geografía de la represión criminal franquista: Todos los nombres de Jaén” de D. Santiago de Córdoba Ortega aparece: Daniel Jiménez Bailón, Relación de 20, causa Juzgado Militar juez Salmerón Fernández y Labrada. Enterrado en una fosa del cementerio de Granada, hijo de Antonio y Luisa, Pincho, natural de Fuente Álamo, fusilado en 4 de noviembre de 1936, en Granada”; También en el libro de víctimas alcalaínas de D. Francisco Martín Rosales en el apartado “Fusilados en diversos lugares de Granada” se recoge: “Daniel Jiménez Bailón, hijo de Antonio y Luisa, Pincho, natural de Fuente Álamo, fusilado en 4 de noviembre de 1936, en Granada, dentro de la relación de 20, causa Juzgado Militar juez señores Migu. Enterrado en una fosa del cementerio”. En estos casos las fuentes han sido Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Granada y la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Jaén.
            Los datos que se recogen en ambas publicaciones: “natural de Fuente Álamo”, “hijo de Luisa” y sobretodo el apodo “Pincho”  me llevó  a querer saber si se trataba realmente de una persona natural de Fuente Álamo, que pudiera ser hijo de María Luisa, quien era a su vez conocida cariñosamente en Fuente Álamo como “Luisa la Pincha”.  Para ello solicité las respectivas partidas de defunción de Daniel Jiménez Bailón en el Registro Civil de Granada y de un hijo de la fuentealameña Luisa, llamado Pablo Jiménez Bailón en el Registro Civil de Alcalá la Real. En las certificaciones literales consta que Daniel Jiménez Bailón, falleció en Granada el 4 de noviembre de 1936, a los  47 años de edad, natural de Pulianas, hijo de Manuel y de Carmen. Falleció por heridas de arma de fuego, recibiendo sepultura en el Cementerio de esta Capital. La Inscripción se practica en virtud de orden de D. Manuel Navarro, Teniente Juez Instructor de Granada. Mientras que de Pablo Jiménez Bailón consta nació en Fuente Álamo, el 15 de febrero de 1915, hijo de Pablo Jiménez Ramírez de 32 años (fallecido ya al momento de su nacimiento) y de María Luisa Bailón Serrano, de 23 años de edad, vecinos de Fuente Álamo, nieto por línea paterna de Francisco Jiménez Cervera  y de Ramona Ramírez Galán, ya difuntos y por línea materna de Casimiro Bailón y de María Tomasa Serrano Marín vecinos de Fuente Álamo. Falleció en el Hospital Civil de Alcalá la Real a los 37 años de edad el día 20 de octubre de 1952 de un síncope.
            Si bien no sabemos cómo se han cruzado los datos, creemos que pudo producirse al haber sido ambos represaliados por el Régimen franquista, uno fusilado en el Cementerio de Granada y otro falleció después de sufrir el presidio injusto en las cárceles franquistas, muriendo de síncope, según se certifica, pocos años después de ser liberado, pero más bien pudo ser, como nos comentan los mayores de la Aldea, a causa de la tisis contraída en la cárcel (1), siendo por tanto otra víctima más de la represión, y de ahí que se incluyera en los listados oficiales de alcalaínos, aunque quizá confundido con Daniel. Pablo, tras gozar de la libertad enfermiza, vivía en “La Casina”, dedicándose en esos últimos años a la profesión de cabrero, cuidando una decena de cabras por los campos fuentealameños. Falleció en el Hospital Civil de Alcalá la Real.
            (1)Enfermedad que sin duda alguna contrajo en la cárcel, pues en la descripción que se hace en la declaración indagatoria de 5 de julio de 1940, cuando tenía de 25 años, se dice de él: “color bueno”.
….
            En el Procedimiento Sumarísimo de Urgencia nº 44616 se enjuicia a Pablo Jiménez Bailón. El día 10 de octubre de 1939, comparece en el Cuartel de la Guardia Civil de Alcaudete, Carmen L. J.,  con domicilio en el Pedrero, Cortijo Alcaide, quien denuncia: “que el día 22 de julio de 1937, día siguiente al día en que se llevaron a su marido Manuel L. L. R. y lo asesinaron se encontraba prestando servicios como soldado y vigilando el citado domicilio el vecino de Fuente Álamo, Pablo Jiménez Bailón, el cual pertenecía a la caballería roja. Este individuo estuvo subido en el tejado de dicha casa  y sacó una pistola que había escondido su marido la cual no sabía que se encontraba en ese sitio nada más que el repetido marido y ella por lo que supone que dicho individuo pudiera estar relacionado con el asesinato ya mencionado”.
            En su declaración ante la Guardia Civil, Pablo de 24 años, soltero, de profesión campo, natural y vecino de Fuente Álamo y sobre el hecho denunciado manifiesta: que sería aproximadamente las 20 horas del un día del mes de julio cuya fecha no recuerda de 1937 le ordenó un teniente llamado Antonio Moreno Contreras natural de Pinos Puente (Granada) que pertenecía al escuadrón de caballería de la 79ª Brigada roja, o sea al mismo que el declarante, que en unión de un cabo Vicente Vera Moreno también de Fuente Álamo, el cual es desaparecido, que prestaran servicios en el cortijo de Manuel L. l. R., sito en el Pedrero, donde tenían que permanecer hasta que fuera él o el Sargento, el cual acudió al día siguiente en unión de otro soldado, ordenándoles se retiraran sobre las once horas de la mañana. Que durante el tiempo que estuvo de servicio hasta llegar el Sargento no vio que sacaran a nadie de la casa hasta que este se llevó detenidas a dos mujeres una llamada Carmen L. J. y otra. Preguntado quien le dijo que había una pistola en el tejado manifiesta que se lo dijo un hombre de edad, natural de Almedinilla de Priego, llamado José que también era soldado. Esta pistola era de dos cañones la cual se la entregó al Sargento”.
            En los informes del Cuartel de la Guardia Civil de San José como de la Delegación en Fuente Álamo de  Falange Española de Alcalá la Real y del Alcalde pedáneo de Fuente Álamo, informan que Pablo era del Partido Socialista, que formó parte de la Caballería del cabecilla “Pacho Villa” y le acusan como cómplice del asesinato de L.de la R..
            La Prisión preventiva acordada el 19 de octubre de 1939 es ratificada en la Prisión Provincial de Jaén el 1 de marzo de 1940.
            El 11 de abril de 1940 se le recibe declaración judicial a Pablo manifestando: “que no se ratifica ni afirma en la declaración que tiene prestada ante el Comandante del Puesto de la Guardia Civil de Alcaudete por haber sido coaccionado. Que antes del G.A.N. pertenecía a la U.G.T. y una vez iniciado este a ninguno. Manifiesta que al ser reclamado su reemplazo marchó al Escuadrón de la 79 Brigada, y estaba en el frente de Alcaudete y no al escuadrón de caballería de Pancho Villa. Manifiesta que del asesinato de Manuel L. de la R., no sabe nada absolutamente pues dice que no se enteró de este hecho hasta que no ha venido a declarar. Que no ha intervenido en ninguna clase de desmanes cometidos por los rojos en el pueblo de su naturaleza. Que en una ocasión de venir con permiso concedido por el capitán de su compañía, y que en las inmediaciones de un cortijo llamado “Santa Casilda” se encontraron a un teniente del ejército rojo, el cual les preguntó que donde iban contestando este y un cabo que venía con él (desaparecido) que venía al pueblo a ver a sus familias, contestándole el teniente si traían el permiso por escrito y diciéndole que no, les obligó a que se quedaran con él aquella noche que iban a realizar un servicio, insistiendo estos pero bajo amenazas tuvieron que quedarse; mandándoles a que se quedasen de guardia en el Cortijo el Pedroso Barranco Alcaide en donde tenían que permanecer hasta que llegase el teniente o un sargento, llegando un Sargento, y diciéndole este que ya se podía retirar, y entonces dice que se marchó para ver a su familia. Preguntado para que diga si cuando se encontraba de guardia en el mencionado cortijo subió al tejado para coger un revolver que tenía escondido el asesinado Manuel L. de la R., dice que no sabe nada por completo. Cita a personas de reconocida solvencia Francisco Jiménez Calvo y Daniel Aranda”.
            La denuncia es ratificada por Carmen L. J., esposa de Manuel, que no puede precisar por no haber visto si Pablo intervino directamente en el asesinato de su esposo, lo que sí asegura es que se llevó la pistola que su marido tenía guardada en el tejado del gallinero; que no puede determinar si intervino también en la detención de aquel; y  que al día siguiente estuvo haciendo guardia en el cortijo con un fusil desde la mañana hasta la noche para evitar que la que declara y sus hijos salieran en auxilio de su esposo, ni hiciera gestión alguna. Al siguiente de este es cuando fue y se llevó la pistola.
            Prestan declaración como testigos: Manuel Ruiz España, que en la noche del 22 de julio de 1937, se encontraba en la era del cortijo de los Casimiros, lugar donde hacía su morada la denunciante con su esposo e hijos; los cuales esperaban que se aproximara el día para cargar la paja y traerla al pueblo. A las doce sintieron tropel y al percatarse de la presencia  de bastantes milicianos disfrazados, toda vez que algunos iban vestidos de paisanos, salieron corriendo el que dice y su compañero conocido como por El Monjo, ocultándose en un barranco al objeto de no ser apresados por aquellos asesinados o que cometieran algún hecho análogo”. Otro vecino, Antonio Peláez Castillo, dice que creía que eran de los niños de la noche.
            Declaran Amor Jiménez Ramírez, Antonio Pérez Ruiz y Francisco Jiménez Calvo: 1) Era socialista y como se fue  a la zona nacional, ignora  2) Era socialista, pero no era miliciano y el 3) pertenecía a la  UGT ignora. Aranda: filiación socialista, observando buena conducta, antes GMN, fue miliciano voluntario e hizo guardia en la aldea.
            Presta declaración indagatoria el 5 de julio de 1940, de 25 años, vecino de Fuente Álamo, profesión campo, sí sabe leer y escribir, soltero, estatura 1.608, pelo rubio, barba poblada, cejas al pelo, color bueno, ojos negros, hijo de Pablo y de María Luisa, naturales de Hortichuela y de Fuente Álamo, dice que pertenecía a la U.G.T. Que no formó parte de la caballería que tenía formada el cabecilla Pancho Villa. Que no intervino en la detención y asesinato de Manuel L. La R.. Que es cierto que estuvo haciendo guardia pero que no impidió que pudieran salir los familiares de la víctima. Que no se llevó la pistola que tenía escondida en un tejado del gallinero”.
            El 16 de enero de 1942  se dicta sentencia cuyo Resultando probaba que era afiliado a la UGT antes del 18 de julio, que a partir de esta fecha era miliciano armado en Fuente álamo, que prestó servicios de guardia y control, sirvió en el Batallón de la 79 brigada roja, y estuvo haciendo guardia el 23 de julio de 1937 (error, fue el día 22), en el cortijo de Manuel. L. de la R., de donde el día 22 (error, fue el día 21) se habían llevado a este unos desconocidos, que lo asesinaron, no habiéndose probado que el encartado tuviera intervención  alguna en el crimen.
            Se le condena a la pena de doce años y un día de reclusión temporal, como autor responsable de un delito de auxilio a la rebelión militar, sin circunstancias y la accesoria de inhabilitación  absoluta durante el tiempo de la condena y al pago de las responsabilidades civiles.
….
            Otro fuentealameño que injustamente dio con sus huesos en la prisión. La acusación más grave fue la de cumplir una orden militar que consistía en hacer una guardia, pues queda claro en el fallo: “no habiéndose probado que el encartado tuviera intervención alguna en el crimen”, además de las acusaciones genéricas por las que fueron condenados casi todos los fuentealameños, de estar afiliado a la U.G.T y hacer guardias como miliciano en Fuente Álamo.
            Por este mismo caso ya pagó con su vida otro fuentealameño que también prestaba servicios en la 79ª Brigada Mixta y a quien en su día rendimos homenaje con una publicación: Francisco Alba Serrano.  Seguramente también le hubiese costado la suya a otro fuentealameño, Vicente Vera Moreno, si no hubiese sido porque el frente acabó con ella. Dejo el enlace para que cada cual pueda sacar sus propias conclusiones, pues yo ya las saqué en su día.

            Queda la duda de por qué se rinde homenaje en el Cementerio de Alcalá la Real a Daniel Jiménez Bailón como víctima alcalaína, si era natural de Pulianas y fue fusilado en el Cementerio de Granada, o si realmente se quiso rendir homenaje a Pablo, que sí es alcalaíno y murió, para mí sin duda alguna, víctima de la represión franquista. Por lo tanto, pongo en conocimiento a las Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica y al Ayuntamiento de Alcalá la Real para que se le rinda el debido homenaje y su nombre sea inscrito en el monolito del Cementerio de Alcalá la Real, o en el caso de que ya se le rinda homenaje, se sustituya el nombre de Daniel por el de Pablo.

sábado, 28 de abril de 2018

ACTUACIÓN DE LA 25ª BRIGADA MIXTA EN EL FRENTE DE ALCALÁ LA REAL




Entre las fuerzas militares que actuaron en la zona republicana donde quedó protegido Fuente Álamo, encontramos a la 25ª Brigada Mixta, como sucesora de la Columna de Peire y como antecesora de la 76ª Brigada Mixta. Desde su establecimiento en Alcaudete el 7 de febrero de 1937, transcurrió un breve periodo de tiempo hasta que finalmente se desplaza al frente de Pozoblanco, ya en la segunda semana del mes de marzo del mismo año.
El estudio de esta Brigada ha sido objeto del Trabajo Fin de Máster de Cristian Triviño Gavira en la Facultad de Geografía e Historia de la Universidad Complutense de Madrid (curso 2015-2016), dirigido por Gutmaro Gómez Bravo, titulado: “La 25ª Brigada Mixta del Ejército Popular de la República. Un acercamiento al Frente Sur”,  de donde hemos tomado algunas notas.
 Su creación data de 19 de noviembre de 1936, siendo designado para su organización y mando el Comandante de Ingenieros D. Julio Dueso Landaida. Terminaría conformada por: 1º Batallón 97 (Voluntarios de Úbeda nº20) 2º Batallón 98 (Mancha Real) 3º Batallón 99 (Stalin) 4º Batallón 100 (Pablo Iglesias), formado en Málaga.
Se refleja en el referido Trabajo Fin de Máster, cómo el socialista Julián López Lizcaíno (quién desempeñaba el cargo de Comisario Político de la 25ª B.M.) informaba sobre la salida de Úbeda a primeros de febrero de 1937, “sin dotación completa de fusiles, sin morteros, sin artillería, sin fusiles ametralladores, sin peines para munición de fusil ni dotación de pistolas […] Los haberes del mes de enero no se han cobrado aún a pesar de reiteradas gestiones”. Había partido el día 6 de febrero hacia Martos-Torredonjimeno para llegar finalmente a Alcaudete el día 7. No queda constatado, según Cristian Triviño, si finalmente se solucionaron aquellas deficiencias, pero la sección del Servicios del Estado Mayor informó: “esta sección ignora cuándo, cómo ni por orden de quién se ha armado a la 25ª.B.M.”. Por lo que el Sr. Triviño llega a la conclusión de que en gran medida la 25ª B.M. fue organizada con los medios que hubo a mano y que posiblemente estas últimas gestiones llevadas a cabo surtieran efecto, porque de lo contrario era prácticamente inconcebible que entraran en batalla.
La 25ª Brigada Mixta entra en combate con el fin de tomar Alcalá la Real, buscando aliviar la angustiosa situación de Málaga. Siguiendo al Sr. Triviño, la acción igualmente “venía encaminada a contrarrestar dentro de lo posible los efectos de la denominada «Campaña de la Aceituna» llevada a cabo por los sublevados en diciembre de 1936 para aliviar la situación sureste de Córdoba, fortalecer la línea en enlace con Granada y acudir en auxilio de los sitiados en el Santuario de Nuestra Señora de la Cabeza, adentrándose en el interior de la provincia de Jaén”. Concluye que se eligió Alcalá por ser la “más relevante de la zona en cuanto a densidad y proporciones, siendo además un importante nudo de comunicaciones y una ciudad situada a caballo entre las provincias de Granada, Córdoba y Jaén”.
Como veremos, la acción debió ser de escasa envergadura y ciertamente fracasada, a lo que hay que sumar el retraso con el que se intentó ejecutar, pues se inicia el día 15 de febrero; y Málaga había caído el día 8 de febrero.
Solo hay un informe sobre el fracaso de esta operación, y se encuentra en el Archivo General Militar de Ávila con la signatura AGMAV, C.660,6 el cual recoge cómo el 15 de febrero de 1937 a las seis horas de la mañana estaba previsto un ataque sobre Alcalá la Real. Sin embargo quedó suspendido al haber fallado el dispositivo de combate. Fue una de las muchas dificultades con las que se encontró el Ejército de Operaciones del Sur de la República, más en concreto la 25ª BM. La escasa formación y dotación de medios, que hemos visto anteriormente, propició que no se pudiera realizar la operación con éxito; tal y como plasmamos detalladamente a continuación.
El 15 de febrero de 1937 se remite oficio al Sr. Teniente Coronel D. Salvador Revuelta, Comandante de la Plaza de Jaén para que se traslade a Alcaudete con el fin de abrir una  información, como Juez, sobre la causa que motivó que una operación ordenada por el Mando el día anterior sobre Alcalá la Real, para realizarla a las seis horas del día 15 de febrero, no se haya  efectuado.
En el informe se hace constar por el Comandante Jefe del Subsector de Alcaudete, que el motivo principal fue el no haber obedecido una orden dada al Jefe de la 25ª Brigada Sr. Dueso Landaida, para que fuera cumplida por los Comandantes de los Batallones y Jefes de Servicios, con los que mantuvo un cambio de impresiones y entregó a cada uno las ordenes escritas, a las 21:25 horas del día 14 de febrero.
En el informe no se recoge la causa específica del fracaso, pues no constan las órdenes escritas que se dice adjuntar al mismo y que supuestamente no fueron cumplidas, pero queda claro el incumplimiento de la orden y la desobediencia del Jefe accidental de un Batallón. El plan ya había comenzado con dificultades, pues si bien la falta de camiones que trasladaban a dos compañías, no fue la causa principal de la suspensión, sí pudo llegar a influir. Así se hace constar en el informe que debido a la escasez de camiones, se hizo dificultoso el trasporte al Puerto del Castillo de las dos compañías que se encontraban en reserva en alrededores Alcaudete (Fuente Orbe), con objeto de que ocupasen la base de partida (Puerto Llano) y quedase libre el Batallón que la guarnecía y que tenía que tomar parte en la operación. Esta lentitud, hizo que este relevo de fuerzas terminase un poco tarde, pero, de todos modos, la primera compañía llegó al Puerto a la una hora y la  2ª a las tres horas. Según el informe, si el relevo fue algo lento, ello es causa ajena a la voluntad del Mando, y sí, es falta de interés y celo del Jefe del Batallón que tenía que ser relevado.
No obstante, ello no implicaba perjuicio alguno para la operación, -según el Comandante que emite el informe-,  pues el Batallón que tenía que ser sustituido se encontraba a caballo de la Base de partida (Cortijo de Puerto Llano). O sea que la concentración del mismo podía efectuarse al iniciarse la operación, convergiendo las cuatro Compañías hacia el citado cortijo situado un poco a vanguardia de la Base de partida.
Cuando a las cinco horas veinte minutos del día 15, el comandante de la  25ª Brigada Sr. Dueso le manifestó al comandante del Subsector (que emite el informe), que ese retraso le iba a obligar a suspender la operación, le respondió que no era motivo suficiente, ya que el Batallón se encontraba en la Base de partida y le hizo los argumentos antes expuestos.
En este momento el Comandante de la 25ª Brigada Mixta le dijo que iba a avisar que no se diese la señal de empezar la operación hasta que él lo ordenase y se dispuso a marchar a su Puesto de mando. Antes de hacerlo, preguntó  a Puerto Llano, si el Batallón 4º Batallón 100 (Pablo Iglesias), estaba ya concentrado y le manifestaron que allí no había llegado. Suponiendo que estaba en marcha hacia dicho lugar al que llegaba con algún retraso, le dijo al Comandante del Subsector, (que redacta el informe) que marchaba al Puerto y que al pasar por Sana Olalla, localizaría al citado Batallón. Marchó con el Comisario de la Brigada y a las seis horas treinta minutos, comunica que el 4º Batallón se encontraba en Santa Olalla.
En vista a ello, al Jefe de Brigada Sr. Dueso y Comisario de la misma, le manifestaron su deseo de que la operación se suspendiese ante la imposibilidad de hacer llegar a dicho 4º Batallón a su base de partida a hora oportuna y como quiera que la operación estaba planeada a base de que un Batallón ocupase a primera hora el monte del “Hacho”; considerando que a plena luz es imposible ocupar el citado objetivo, accedió a su resolución dando cuenta en el acto al Estado Mayor de Jaén en telégrafo.
En el mismo momento, el Comandante y Comisario de la 25ª Brigada, hicieron una investigación comunicándole que el Batallón 4º, no había cumplido la orden dada.
Al regresar a Alcaudete, el Comisario Delegado de Guerra del Subsector, que lo era al mismo tiempo de la Brigada, dio cuenta oficial de la suspensión de la operación, fundada en haber fallado el dispositivo de combate por culpa del 4º Batallón y no haber tiempo de remediarlo para ejecutar operación con retraso, ya que en pleno día era imposible tener éxito en la ocupación del monte “Hacho”, apoyo principal del plan de ataque.
Por la información particular que tenía, llegó a la conclusión de que no había razón alguna que justificase el incumplimiento de la orden, quedando clara la desobediencia del Jefe accidental del 4 º Batallón.
            Como dijimos al principio, solo tenemos este informe que redacta claramente el intento fallido de la operación, que al parecer nunca se llevó a cabo, pero en el trabajo realizado por D. Cristian Triviño, se recogen algunos testimonios de los combatientes (1) que informan de lo contrario y por lo que entiende que posiblemente sólo se retrasó algunos días. Aunque pienso que este intento fallido fue para reforzar los ataques previos que ya se habían iniciado desde el día 9 de febrero tal y como lo recoge Ramón Salas Larrazabal en su obra “Historia del Ejército Popular de la República”: “El día 9 febrero de 1937 las tropas republicanas llegan hasta las afueras de Alcalá La Real, pero el 11 vuelven a sus posiciones iniciales” (Salas, 1973. TI: 822), o el  Parte de Guerra Nacional de 9 de febrero de 1937: “En el Sector de Granada el enemigo atacó Alcalá la Real, siendo duramente rechazado; se le hicieron gran número de bajas de las que quedaron 50 en nuestro poder”; y Parte de Guerra Nacional (10 de febrero 1937) “El enemigo intentó llevar a cabo un pequeño ataque en el sector de Alcalá la Real, siendo rechazado y recogiéndole 20 cadáveres con sus armamentos”.
            Hemos encontrado testimonios en las declaraciones de los expedientes sumarísimos abierto contra C.C.Z. donde se recoge: …permaneció prestando sus servicios en la misma (Alcalá  la Real) hasta el día 9 de febrero de 1937 en que con motivo de un ataque rojo a esta Ciudad y encontrándose el mismo en las Caserías se pasó al enemigo…”
 (1) “Pablo Delgado Pozas cuenta que participó en la toma de Alcalá la Real y aunque con datos imprecisos o erróneos, corrobora que sí entraron en combate “Participamos en la toma de Alcalá la Real, y la tomó el 4º Bon. de Carrasco, después la tuvimos que soltar porque nos rodearon si no nos llegan a rodear nos metemos en Granada de lo lanzados que íbamos […] después participamos en la defensa de Charilla la 3ª Cia del 1º Bon.”. Igualmente contamos con el testimonio de José Cózar Alameda, que relata lo siguiente “Yo me libré de esos combates por tablas, porque en la Cía. en que me encontraba no intervino, las otras sí, ¡y menos mal! Porque se atacó a bayoneta calada y tuvimos muchas bajas […] mi Cía. estuvo en un sitio cercano llamado Cortijo Lancares”. Y Pablo Delgado da más datos al respecto: “fue el Batallón Mancha Real, que fueron unos cobardes porque la tenían tomada y se fueron corriendo, en parte por la mala decisión de los mandos”.
También se recoge en renombrado Trabajo una coplilla de los combatientes, que comenzaba con la siguiente estrofa:

“La 25 Brigada lucha por su libertad
Y sus primeros combates los dieron en Alcalá,
 De seguida los trasladan al pueblo de Marmolejo
Los montan en camiones y los llevan a Alcaracejos
Ay! Ay! Ay! con siete días de combate
 Los montan en camiones por orden del Comandante…”

Fracasados estos intentos de rectificar las líneas, éstas quedarían finalmente establecidas y apenas sufrirían variaciones. La 25ª Brigada estaría un tiempo acantonada en la zona, participando en algunas escaramuzas en la defensa de poblaciones como la Charilla o Castillo de Locubín. Aún no estaba asignada a un frente y se encontraba, dentro de lo que sería la Reserva del Ejército del Sur, repartida entre Alcaudete, Martos y Castillo de Locubín. Aquella calma tensa duraría relativamente poco y la segunda semana del mes de marzo de 1937 debía concentrarse en Marmolejo para acudir en camiones y trenes en auxilio de los defensores del Valle de los Pedroches, donde alcanzaría gran protagonismo.
Será la 76ª Brigada Mixta  formada en abril de 1937 la que sustituirá a la 25ª Brigada Mixta en el frente de Alcaudete: